La Palma

Cruz Roja asegura que su capacidad para atender a los inmigrantes es limitada

El presidente de la Asamblea Comarcal del Valle de Aridane, Ignacio Rodríguez, entiende que la actual situación es "inhumana", ante la falta de recursos económicos. En concreto, se está atendiendo una media de doce indocumentados diarios, que piden comida, ropa y calzado.

EL DÍA, Los Llanos de Aridane
6/nov/02 19:45 PM
Edición impresa

"La situación a la que se ven expuestos la mayoría de los inmigrantes indocumentados que llegan a la isla de La Palma, desde diferentes lugares, es inhumana, ante la falta de recursos que poseen las organizaciones no lucrativas, que se ven obligadas, por solidaridad y compromiso, a atenderlos en lo posible".

Así lo ha expresado, en declaraciones a EL DÍA, el presidente de la Asamblea Comarcal de Cruz Roja en el Valle de Aridane, Ignacio Rodríguez Rodríguez, expresando su preocupación por una problemática que se ha incrementado en los últimos meses, concretamente desde el pasado verano, "lo que ha provocado que la capacidad de los servicios sociales, tanto de esta organización no gubernamental como del propio Cabildo y los ayuntamientos, se haya desbordado".

Tanto es así, asegura Rodríguez, que estos inmigrantes, que llegan principalmente desde Colombia, Ecuador, Cuba, Argentina y Venezuela, junto a los procedentes del continente africano, sin comida, sin trabajo y sin posibilidades de desarrollarse desde el punto de vista personal, terminan acudiendo a Cruz Roja, en la gran mayoría de las ocasiones tras haber consultado a los Servicios Sociales de la Administración, para conseguir alimentos, refugio e incluso algo de ropa que ponerse y zapatos que calzarse".

Esta situación "afecta tanto a los inmigrantes indocumentados como a aquellos que cuentan con familia en la isla de La Palma, pero que vienen en muy malas condiciones económicas, lo que en algunas ocasiones resulta casi imposible de sostener por sus parientes cercanos".

Para Cruz Roja, los problemas para ayudar a los sin papeles se van multiplicando día tras día, teniendo en cuanta que se están atendiendo una media de 10 ó 12 personas diarias. "Hay que ayudarlos de alguna forma, cuando se agrupan en la oficina, ofreciéndoles alojamiento y comida, aunque, ante la falta de recursos, principalmente económicos, los miembros de Cruz Roja nos hemos visto obligados en muchas ocasiones a sacar dinero de nuestro propio bolsillo para que, simplemente, puedan comer".