Jornada Deportiva

Proyecto del siglo XXI

El ingeniero Víctor Pérez Ascanio expuso ayer el interesante plan de acción con el que se postulará como candidato a la presidencia del CD Tenerife. Su amplia propuesta abarca los planos institucional, económico, deportivo y social.
8/nov/02 15:24 PM
Edición impresa

PLAN ECONÓMICO

Sus soluciones

Pérez Ascanio estimó la deuda real del CD Tenerife en unos 36 millones de euros (6 mil millones de pesetas). Afirmó que no existe un plan de viabilidad porque, según considera, en el club se actúa simplemente por impulsos, visitando instituciones para salir del paso. También comentó que existe un evidente desequilibrio patrimonial, que no hay imaginación para generar ingresos, que no existe un plan de márketing y que la informatización de la entidad es insuficiente.

Detalló sus objetivos: saneamiento, estabilidad económica e implantación de un proyecto de viabilidad.

Propuso soluciones, entre ellas éstas: ampliación de capital, restablecimiento de un equilibrio patrimonial, aplicación de un presupuesto adecuado, incrementar los ingresos atípicos, renegociar la deuda, negociar derechos de televisión, rentabilizar la actual sede y comercializar de nuevo los locales pertenecientes al Estadio, establecer la figura del "accionista protector", adecuar la explotación publicitaria del Estadio, incluido su marcador e implantar un plan de márketing.

JORNADA, S/C de Tenerife

Víctor Pérez Ascanio presentó anoche, en la sede central de CajaCanarias de la Capital tinerfeña, su proyecto "El Tenerife del siglo XXI", un plan ambicioso, estudiado y minuciosamente detallado que avala su candidatura a la presidencia de la entidad deportiva más importante de la Isla. Junto a él, en la mesa presidencial y como candidatos al Consejo de Administración, se sentaron María del Carmen Saavedra de la Torre, Eduardo Chinea Suárez, Juan Vicente Gaviño Franchy, Gorka López Ochando y Fernando Franquet Santaella. No estuvo presente, aunque forma parte de la lista, José Ramos González.

Ascanio no se extendió sino lo justo y procedió de forma casi inmediata a detallar su programa, basado en cuatro aspectos fundamentales: institucional, económico, deportivo y social. Sobre cada uno de ellos realizó una exposición previa. Luego informó sobre los objetivos de su proyecto y finalmente explicó su plan de acción para cada una de las parcelas.

En la vertiente institucional, Pérez Ascanio afirmó que el actual Consejo del CD Tenerife está profesionalizado y tiene un coste elevado, que el consejo asesor no funciona, que la gestión es presidencialista y que existe un inmovilismo absoluto, entre otras cosas. Como consecuencia de lo anterior, a su juicio, la entidad tiende a desaparecer y padece ya cierta indiferencia del entorno.

El candidato propone cambios: recuperar el prestigio mediante un consejo no presidencialista, sin remunerar y de consenso. Además, está dispuesto a restablecer relaciones institucionales, relanzar el consejo asesor, llevar la sede del club al Estadio y profesionalizar la gestión mediante cuatro grandes áreas, además de incorporar a la mujer al consejo y constituir la televisión del club.

En el apartado deportivo, Víctor Pérez Ascanio indicó que la situación actual se aleja de lo deseable. Dijo que el equipo está en Segunda cuando debe militar en Primera, que la política de fichajes es errónea y de coste elevado y que no existe conexión entre la plantilla profesional y el consejo. También comentó que existe un descuido histórico respecto a la cantera y que la estructura de la base es endeble, sin atención especial al jugador de base. Añadió respecto a este plano deportivo que el seguimiento a los futbolistas canarios no es bueno, que tampoco existe un responsable técnico de las instalaciones deportivas y que la dotación médica es insuficiente.

Propuso el candidato unas actuaciones encaminadas a devolver al club a Primera, adecuar la política de fichajes y de cantera y hacer "de la retrasada ciudad deportiva un orgullo de todos".

La propuesta detallada para la mejora deportiva se centra en los siguientes puntos principales: crear una dirección general deportiva que abarque dos áreas, la profesional y la de cantera, potenciando la figura del director deportivo, adecuando el coste de la plantilla a la situación económica de la entidad y aplicando una política retributiva moderna basada en incentivos. Propuso, además, la creación de la figura del responsable de atención al futbolista y mejorar los servicios médicos, todo ello respecto a la actuación sobre la plantilla profesional. Sobre la base especificó que su intención es potenciar la figura de un coordinador, establecer una base de datos para el seguimiento y la formación de los deportistas y desarrollar convenios con el fútbol regional.

La situación social de la entidad la valoró Pérez Ascanio como una de las más lamentables. Según su criterio, hay escasos apoyos al club, que se defiende con una política "evidente" de oscurantismo y prepotencia, sin sensibilidad, entre otras cosas, a figuras emblemáticas e históricas del club. También criticó las que a su entender son frías relaciones con las peñas, el divorcio con la plantilla, las dificultades para conseguir abonos y para desplazarse al Estadio y la existencia de unos estatutos "obsoletos".

Sus interesantes propuestas abarcan desde el cambio de estatutos (una acción