Nacional
LO ÚLTIMO:
Rescatan a un trabajador atrapado en una pala mecánica en Güímar leer

Fiesta antiespañola en Gibraltar

Abrumadora victoria de los partidarios del "No" a España en un "referéndum" inválido jurídicamente. Particulares y partidos políticos presionaron a las puertas de los colegios electorales a los pocos votantes del "Sí". Caruana dijo que la votación "de irrelevante no tiene nada".

COLPISA, Gibraltar
8/nov/02 19:47 PM
Edición impresa

Los gibraltareños fueron contundentes ayer al responder con un aplastante "No" a la hipótesis de que España y Reino Unido compartan su soberanía. En medio de un ambiente festivo para la mayoría y de presión para los disidentes, los "llanitos" rechazaron en las urnas un acuerdo que no existe. Aún está por ver, sin embargo, si este referéndum, "inválido" para Madrid y Londres, ablanda la hasta ahora firme decisión del Gobierno británico de llegar a un pacto con España.

"¡Gibrartá parece un circo hoy!". Globos, niños con caretas, taxis, motos y camiones con banderas gibraltareñas y británicas y panfletos de "Vote NO!" inundaron la ciudad desde primera hora de la mañana de ayer para celebrar una fiesta antiespañola y probritánica en la que no hubo fisuras entre partidos políticos ni organizaciones sociales, ya que todos ellos se mostraron favorables al "No". Nadie se atrevió a hacer campaña por el "Sí".

Participación del 87,92%

Al cierre de las urnas, la participación fue del 87,92 por ciento de la población, algo inferior a la registrada en el anterior referéndum celebrado en 1967 en la colonia, cuando se pronunciaron sobre si eran británicos o españoles. En aquella consulta, el índice de participación fue aún superior, y se elevó al 95,8 por ciento de la población.

Los 20.675 habitantes censados con derecho a participar en el referéndum estaban repartidos en doce colegios electorales de la ciudad. De ellos, acudieron a las urnas un total de 18.177.

Caruana, triunfal

Minutos después de las once de la mañana votó el ministro principal, Peter Caruana. Triunfal antes de tiempo y encantado de comprobar la expectación del momento, insistió en que la votación de ayer "de irrelevante no tiene nada" y exhortó "a todos los demócratas del mundo" a aceptar el sentimiento de los gibraltareños y su derecho a elegir su futuro.

Con esta consulta, Peter Caruana pretende poner al Gobierno británico contra las cuerdas, puesto que la mayoría de los ciudadanos del Reino Unido está a favor de respetar la opinión de los gibraltareños.

Convocó el referéndum el pasado verano tras sentirse traicionado por la declaración del pasado 14 de julio ante la Cámara de los Comunes del ministro de Asuntos Exteriores británico, Jack Straw, que anunció haber llegado a un "principio de acuerdo" con España para compartir la soberanía de la Roca.

Un pacto no sellado que Caruana quiere bloquear antes de su firma y al que se refiere la pregunta del referéndum: "¿Aprueba usted el principio de que España y el Reino Unido puedan compartir la soberanía de Gibraltar?".