Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Pacto de Toledo cierra un acuerdo para actualizar la pensión solo con el IPC leer

López firma el acuerdo de Hoya Fría, pero no acepta suscribir párrafos imprevistos

Las Administraciones canarias acordaron en paralelo un segundo documento que añade otras modificaciones para la "correcta interpretación" del acuerdo, que el delegado del Gobierno dijo no poder suscribirlo por no estar "autorizado".

EL DÍA, S/C de Tenerife
9/nov/02 19:49 PM
Edición impresa

Entre felicitaciones y repetidas referencias al diálogo aparentemente alcanzado, a pesar de un ambiente claramente enrarecido, las tres administraciones locales implicadas y la representación del Estado en las Islas rubricaron ayer el acuerdo para la ubicación de un Centro de Retención de Inmigrantes (CRI) en los terrenos anexos a la base militar de Hoya Fría en Tenerife.

Hacia la una de la tarde de ayer, y en la Subdelegación del Gobierno, el consejero de Empleo y Asuntos Sociales, Marcial Morales; el presidente del Cabildo, Ricardo Melchior; el alcalde de Santa Cruz, Miguel Zerolo, y el delegado del Gobierno en Canarias, Antonio López, procedían a la firma del documento, que con siete puntos resume las responsabilidades asumidas por cada administración para ubicar el CRI en Hoya Fría.

No obstante, llamaban la atención los puntos segundo y séptimo del acuerdo, según los cuales el Cabildo se compromete "a abonar el exceso de coste de la obra de la construcción del Centro de Internamiento de Extranjeros, cuando su realización supere los tres millones de euros", sobrecoste que el Ministerio deberá certificar convenientemente ante el Cabildo "en función de las características de las obra y los precios del mercado". Mientras que en el punto séptimo se habla de que los incumplimientos en las obligaciones contraídas "supondrá la aceptación por las partes firmantes, de la construcción del Centro de Internamiento de Extranjeros en la antigua Prisión Tenerife I".

Ambos puntos aparentaban ser la aceptación del Cabildo de lo que días atrás eran las objeciones a la firma del acuerdo, aunque Ricardo Melchior, después de la rueda de Prensa, y en un comunicado oficial posterior, aclaró algunos matices referidos a que el Cabildo en el fondo está seguro de que no es posible un sobrecoste en esta obra, al tiempo que aseguraba que con la firma de las otras corporaciones locales el incumplimiento del acuerdo será definido "por mayoría".

El presidente del Cabildo valoró que, según los precios de mercado, la obra que debe ejecutar en Hoya Fría el Ministerio no le costará más de 1,5 millones de euros, con lo que incluso espera que ese dinero no gastado del presupuesto inicial revierta en las corporaciones que han avanzado parte de la obra.

De ahí que en su intervención posterior, Melchior reseñara precisamente que "este es el único caso en que participan las administraciones locales en la financiación de este centro", novedad que también subrayó Miguel Zerolo, así como que esperaba que "al final habrá una liquidación para que nadie se ahorre dinero".

Con anterioridad, el delegado del Gobierno se refirió a la necesidad de este tipo de centros para afrontar el fenómeno de la inmigración en Canarias y a la solidaridad demostrada en todo el Archipiélago para atenderla, una palabra que fue repetida por el resto de intervinientes en contraposición al cruce de acusaciones en sentido contrario que se han oído en las últimas fechas referidas a las instituciones tinerfeñas.