Vivir

Díaz asegura que los presupuestos de 2003 "procuran el equilibrio"

El consejero de Sanidad y Consumo calificó ayer en el Parlamento de "equilibrados" y "moderadamente expansivos" los presupuestos de su Departamento, que PP y PSOE criticaron por insuficientes e irreales.

EFE, S/C de Tenerife
14/nov/02 19:55 PM
Edición impresa

El consejero de Sanidad y Consumo del Gobierno Canario, Rafael Díaz, dijo ayer en comisión parlamentaria que los presupuestos de su Departamento para el 2003 son posibles, procuran un mayor equilibrio territorial y son moderadamente expansivos.

En su comparecencia ante el Parlamento, Díaz explicó que los presupuestos, que ascienden a 1.565 millones de euros, tienen entre otros objetivos incentivar al personal, continuar el plan de mejora de las listas de espera y controlar el gasto en medicamentos.

El consejero dijo que el peso del área sanitaria ha crecido en la Comunidad Autónoma, que, recordó, destina el 75 por ciento de su presupuesto a políticas sociales como sanidad, educación y servicios sociales.

En cuanto al equilibrio territorial, señaló que el próximo año la inversión se centra en islas que en las que con anterioridad se ha invertido menos, y citó que en Tenerife el gasto en inversión por habitante es de 46,7 euros mientras que en Gran Canaria es de 35,4 euros.

Dijo que este equilibrio se conseguirá en varios años y afirmó que ello no supone desatender las obras en ejecución en Gran Canaria como las del Hospital Insular y el Materno Infantil.

En Tenerife se iniciará la última fase del Hospital Universitario Nuestra Señora de la Candelaria y se acometerán las obras del edificio de actividades ambulatorias del Hospital Universitario de Canarias.

Asimismo se pondrá en marcha el nuevo Hospital de El Hierro y se negocia la construcción del Hospital de La Gomera con el Cabildo de la isla.

Abono de incentivos

En cuanto a los hospitales del Norte y del Sur de Tenerife, el consejero de Sanidad, a instancias de los grupos parlamentarios Popular y Socialista, manifestó que tienen una dotación para el próximo año de 901 mil euros cada uno y se está a la espera de firman un convenio con el Cabildo, que asumirá la parte sociosanitaria de esos centros.

En materia de personal, dijo que se destinarán ocho millones de euros para el abono de incentivos, y en cuanto a las listas de espera indicó que se apostará por la cirugía ambulatoria y por una Atención Primaria más resolutiva que asuma los procedimientos de cirugía menor.

Rafael Díaz se refirió a la intensificación de determinadas intervenciones quirúrgicas, como cataratas y traumatología, y al establecimiento progresivo de plazos de garantía con libertad de elección en las intervenciones quirúrgicas.

La diputada del Grupo Popular Mercedes Roldós criticó la falta de previsión en el gasto farmacéutico y pidió medidas estructurales para paliar las listas de espera y no sólo planes de choque.

Sobre el Hospital Militar de Gran Canaria, Roldós dijo que también se quedará corto el presupuesto previsto para abrir este nuevo centro, destinado a salud mental y cuya gestión dependerá del Hospital Negrín y el personal transferido del Ministerio de Defensa.

Críticas del PP y PSOE

La diputada Mercedes Roldós opinó que es una incongruencia culpar siempre al Estado por su aportación a los presupuestos sanitarios y al mismo tiempo alabar el nuevo sistema de financiación, y entendió que lo que tiene que hacer la Comunidad Autónoma es gestionar mejor los fondos de los que dispone.

Alvaro Argany, del Grupo Socialista, dijo que no son presupuestos realistas, ni inciden en los aspectos fundamentales para disminuir la deuda y estimó que son regresivos.

Afirmó que el presupuesto no es veraz porque no se recoge la deuda que tiene ese departamento, por lo que la inversión real es de un dos por ciento menos que lo gastado el año anterior al tiempo que aseguró que con esta estructura del gasto no se asumen las nuevas demandas.

El diputado del Grupo Socialista acusó al Gobierno de no planificar y destacó que estos presupuestos no responde a la expectativas tanto de los profesionales como de la población.

José Miguel González, de Coalición Canaria, dijo que el esfuerzo de la Comunidad Autónoma en aumentar el gasto sanitario por habitante ha sido increíble y añadió que son los presupuestos razonables, porque son posibles y ejecutables.

Además, consideró que atienden a las necesidades imperiosas y subrayó que los criterios que maneja son razonables.