Vivir

El 28% de la madera que importa Canarias procede de talas ilegales

La organización ecologista Greenpeace pide la actuación del Gobierno Autónomo para poner fin a esta práctica en el marco de las IX Jornadas Forestales de Gran Canaria, en donde presentó su informe.

EFE, Las Palmas
14/nov/02 19:55 PM
Edición impresa

El 28 por ciento de la madera importada por Canarias procede de la tala ilegal y destructiva, por lo que el Gobierno autónomo debe adoptar medidas para poner fin a esa práctica, informó ayer Greenpeace, en el marco de la celebración de las IX Jornadas Forestales de Gran Canaria.

Greenpeace señala que la madera ilegal llega a los puertos canarios desde destinos muy diferentes, aunque precisa que los países con una tasa más alta de tala clandestina son Brasil, Camerún, Liberia, Indonesia, Malasia y Rusia.

A juicio del responsable de la campaña de bosques de la organización ecologista, Miguel Angel Soto, las administraciones públicas del Archipiélago deben exigir certificados que garanticen la procedencia legal de la madera que se utilizan en los contratos de obras, suministros y servicios.

"Dado el enorme volumen del gasto público, el compromiso de las administraciones juega un papel importante para reducir y detener las importaciones de madera obtenida mediante explotaciones no sostenibles", argumenta.

De ese modo, prosigue, se contribuirá a frenar la deforestación y la tala ilegal, y a conseguir mejoras en la gestión forestal.

Greenpeace afirma que la tala ilegal constituye una "gran amenaza" para la gestión y conservación de los bosques, y supone un fuerte problema económico, ya que, según estimaciones del Banco Mundial, cada año se pierden entre 10 mil y 15 mil millones de dólares debido a esa práctica.