Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La costa de Tacoronte recupera la normalidad y las familias regresan a sus viviendas leer

Juzgados en estado de shock

La Junta de Personal de Justicia en Santa Cruz de Tenerife da a conocer un exhaustivo informe sobre la mala situación de medios humanos y materiales a doce días de una huelga general y cuando todavía no se ha recuperado de la anterior.

EL DÍA, S/C de Tenerife
15/nov/02 9:52 AM
Edición impresa

La Junta de Personal de Justicia de Santa Cruz de Tenerife ha dado a conocer un detallado informe sobre la situación de plantillas y medios materiales de los doce partidos judiciales existentes en la actualidad, el cual es un trabajo de campo en el que Eduardo Guitián, presidente de dicha Junta, ha contado con la colaboración de funcionarios de los distintos partidos judiciales.

En el citado informe, al que ha tenido acceso EL DÍA, se da a conocer que en la Administración de Justicia los cambios son lentos y los logros escasos, aunque la ciudadanía considera que los juzgados son "una de las administraciones menos valoradas, pese a los procesos de reforma en los que se halla inmerso".

En 2000, los funcionarios en Justicia eran 25.110, mientras que en las locales eran 455.357 y en las universidades 94.951. Según la Junta, en relación a la media europea, se observa un porcentaje muy inferior al resto de países, salvo Grecia o Portugal

Conflictividad en Canarias

En el ámbito territorial de Canarias, la Administración de Justicia tiene una marcada diferencia con el resto del Estado, una mayor conflictividad que hace que los órganos judiciales estén especialmente saturados, debido al carácter turístico del Archipiélago. En el informe "ningún parámetro sirve para un territorio de reducidas dimensiones que recibe 12 millones de turistas al año, o que tiene un asentamiento creciente, sin más recordar los datos de más de 80 mil personas en los últimos cuatro años que han sido las que han elegido las Islas para instalarse definitivamente".

Sigue la inestabilidad

Por ello, la Junta de Personal afirma que "la inestabilidad en la plantilla provocada por la insularidad, la necesidad de una mejor formación y de profesionalización conllevan a que no se espere a consolidar un pacto a nivel estatal, siendo deseable que los responsables políticos configuren un pacto regional que esté acorde con las necesidades del Archipiélago".

El informe de la Junta de Personal recoge que el conjunto de la ofician judicial ha venido sufriendo un mínimo incremento por parte de la Administración de Justicia en todo el Estado. Por ello, actualmente, hay inmuebles absolutamente inadecuados, ya no sólo por el acceso a los mismos (barreras arquitectónicas e infracción de seguridad y tránsito de personas) como es el caso de los juzgados de La Orotava, Puerto de la Cruz y Granadilla, donde además se hacinan los funcionarios en las dependencias, el mobiliario es obsoleto y el cúmulo de expedientes y de papel están sobre el suelo.

"El ciudadano que accede a un inmueble judicial, por lo general (el Palacio de Justicia de Santa Cruz tiene apariencia digna, aún cuando dentro del mismos e detecten innumerables defectos como el asilamiento acústico) tienen la impresión de no estar en el lugar adecuado ni los medios funcionan correctamente. El sistema de búsqueda a través del sistema informático es obsoleto, llegando a que se caiga el sistema de forma habitual", según se denuncia.

Hay que dotar a los órganos judiciales de estanterías, mesas, sillas, teléfonos, entre otros medios materiales que puedan permitir que la atención al ciudadano sea eficaz. Visitar los juzgados de La Orotava, Los Llanos, Santa Cruz de La Palma, Icod de los Vinos y Granadilla es encontrarse con mobiliario antiguo y moderno mezclados. Otro ejemplo es acudir a un juicio en el edificio judicial de Granadilla, donde en la sala de vistas se acumulan más de 20 mil asuntos archivados y donde acceder a cualquier oficina a través de un laberinto formado por cientos de archivos repartidos por los pasillos. Así, en el Palacio de Justicia de la Capital se alternan, por falta de capacidad en los archivos del sótano, con estanterías en los órganos judiciales que dejan apenas un metro de separación entre negociado y negociado.

Las necesidades más urgentes en materia de nuevas edificaciones son la integración en un solo inmueble o la construcción de otro anexo en los partidos de Arona, Güímar, La Orotava, Puerto de la Cruz y La Laguna, no sólo por el gasto que implican los alquileres de oficinas, sino por la necesidad de que estén concentrados y estén dotados de medidas de seguridad. Desgraciadamente ha tenido que ocurrir un acto vandálico - dice la Junta en su informe - en los juzgados de Arona, para que reaccione la Administración implantando unas cuantiosas medidas de seguridad, que si bien disuaden de nuevas actuaciones no evitaron el delito ya cometido.

Otra problemática se centra en los juzgados de paz de la provincia, cuyas instalaciones son escasas, tanto en superficie como en dotación mobiliaria, ya que normalmente se aprovechan los sobrantes de las oficinas municipales para su "decoración".