Canarias

Oro negro en busca de propietario

Las autorizaciones del Gobierno español a Repsol
para realizar prospecciones petrolíferas en aguas
cercanas al Archipiélago levantarán todavía muchas
ampollas, ante las discusiones existentes sobre la
soberanía de las aguas.


EL DÍA, S/C de Tenerife
17/nov/02 16:30 PM
Edición impresa

La compañía petrolera Repsol YPF comenzará próximamente, entre el año que viene y 2004, las prospecciones en busca de petróleo en aguas cercanas a Lanzarote y Fuerteventura, tras la autorización otorgada por el Gobierno español. Una autorización polémica por la delimitación de la zona, puesto que existe discusión sobre qué país detenta la soberanía de esas aguas. Para hablar de este asunto y de las consecuencias económicas y de otra índole que se puedan derivar para el Archipiélago, este periódico escuchó la opinión de Lorenzo Suárez, ex consejero de Industria y Comercio del Gobierno de Canarias; del presidente del Congreso Nacional de Canarias, Antonio Cubillo, y del presidente del Partido Nacionalista Canario (PNC), Juan Manuel García Ramos.

Suárez reconoció que se pueden dar problemas con Marruecos por la autorización dada por el Gobierno español, aunque aseguró que el Gabinete Aznar entiende que esas prospecciones se realizarán en aguas que le pertenecen. En cualquier caso, argumentó que los posibles desacuerdos se tendrían que resolver en una mesa de negociación y por la vía del diálogo, "tal y como hacen los países hoy en día para resolver sus diferencias".

El ex consejero recordó el caso de la llamada "guerra del fletán" que enfrentó a los gobiernos español y canadiense, cuando éste último apresó a unos pesqueros españoles que faenaban en aguas internacionales - por lo tanto no bajo la soberanía .

Totalmente en desacuerdo con esta afirmación se expresó Antonio Cubillo, quien aseguró que las aguas pertenecen claramente a Marruecos. El dirigente independentista señaló que las autorizaciones del gobierno español fueron, precisamente, el motivo principal por el que Marruecos retiró a su embajador de Madrid. Cubillo se refirió a la normativa vigente, fundamentalmente la Convención Internacional sobre el Mar de Montego Bay, que es la principal fuente de derecho marítimo y que España ratificó el año 94. Esa normativa, explicó Cubillo, señala que los estados archipiélagos pueden extender sus aguas hasta 200 millas de Zona Económica Exclusiva y que en caso de chocar con otro país, se establece la mediana entre ambos. En su opinión, éste no es el caso, puesto que Canarias es un archipiélago de Estado y éste no puede aspirar a más de las 12 millas de aguas territoriales en torno a cada isla.

Localizaciones

Las prospecciones están localizadas entre 20 y 50 millas de la costas canarias.

Por lo tanto, Marruecos tendría todo el derecho del mundo a reclamar y protestar. "Le asiste el derecho", aseguró Cubillo, quien maneja en cualquier caso la hipótesis de que Repsol puede estar trabajando con permiso marroquí.

Las aguas pertenecerían a Canarias si ésta se convierte en un estado independiente y se establece, por tanto, la mediana con Marruecos, dijo Cubillo.

Suárez, por su parte, insistió en la necesidad de resolver los problemas que puedan surgir mediante el diálogo y señaló que "este asunto dará mucho que hablar y que trabajar" pero que España no puede renunciar a un derecho legítimo. "Cada vez se están agotando más las reservas y la dependencia del petróleo es mayor, por lo que se deben explorar nuevas vías", explicó el ex consejero, quien señaló que "por el bien de todos, ojalá que Repsol pueda seguir, pero las cuestiones de la soberanía las deben resolver España y Marruecos en una mesa de negociación".

Por su lado, el presidente del PNC, Juan Manuel García Ramos, consideró que las discrepancias y el conflicto abierto sobre la soberanía de las aguas debe resolverse en función del Tribunal Internacional de La Haya, que dictaminó el 16 de octubre de 1975 que Marruecos no tiene soberanía sobre los territorios de El Sáhara ni, por tanto, sobre sus aguas.

Añadió que "por si esto fuera poco, hay una resolución de la ONU del año pasado donde no se le reconoce a Marruecos la condición de país administrador de los territorios del Sáhara y, por lo tanto, se le niega también cualquier capacidad de conceder permisos de extracciones petrolíferas no sólo en el continente sino también en las aguas jurisdiccionales.

El dirigente independentista Antonio Cubillo también criticó a aquellos que arremetieron sin conocimiento de causa contra los que aventuraron la posibilidad de la existencia de petróleo en las aguas canarias, al ser unas tierras volcánicas y citó varios ejemplos de islas de origen volcánico donde hay extracciones petrolíferas.

En cualquier caso, debido a las riquezas petroleras que se están buscando, "los canarios nos vamos a quedar si nada porque somos una colonia y un archipiélago de Estado".

Consecuencias

Unas afirmaciones que fueron replicadas de inmediato por el ex consejero Lorenzo Suárez, quien defendió la europeidad de Canarias y aseguró que él votó la Constitución española.

Otras de las cuestiones analizadas tuvieron que ver con las repercusiones económicas y ecológicas que tendrán las prospecciones para el Archipiélago.

Al debate no asistieron Repsol, a pesar de estar invitada, ni Cepsa, quien aseguró que no tenía nada que ver con el asunto de las prospecciones y que, por tanto, tampoco tenía nada que decir al respecto.

Los participantes en el debate celebrado esta semana en EL DÍA discreparon sobre las consecuencias económicas que puede tener para Canarias el hecho de que los sondeos que Repsol-YPF resulten positivos. Para el presidente del Congreso Nacional de Canarias (CNC), Antonio Cubillo, el Archipiélago no se verá beneficiado en modo alguno de las prospecciones petrolíferas que se lleven a cabo en sus costas mientras no sea independiente. "El pueblo canario - dijo - no va a recibir ningún royaltie, ni ninguna ventaja, al contrario, las empresas pueden cometer errores, inundar las playas de Lanzarote y Fuerteventura de petróleo y mandar al diablo la industria turística de estas dos Islas. Otra cosa sería - agregó - que la explotación la hiciéramos nosotros, entonces si que habría garantías suficientes". Lorenzo Suárez, ex consejero de Industria y Comercio del Gobierno Canario, apuntó que desde el punto de vista económico las repercusiones directas serán mínimas, pues las reservas estratégicas no pertenecen a esta Comunidad Autónoma y el refino del petróleo se efectuará donde decidan las empresas que lo extraigan. No obstante, aseguró que las Islas se verán beneficiadas en el futuro al pertenecer a un Estado español más rico. Se mostró partidario de que las plataformas que lleven a cabo las extracciones de petróleo tengan "todas las medidas correctoras posibles para evitar cualquier escape que pueda perjudicar a nuestras costas". El presidente del Partido Nacionalista Canario, Juan Manuel García Ramos, indicó que teniendo en cuenta que el petróleo "es en estos momentos el más preciado de los líquidos energéticos, las Islas se convertirían en una zona de gran importancia económica y se podría diversificar hacia otros sectores". García Ramos se mostró partidario de que los canarios entren a formar parte de las sociedades explotadoras y que la Comunidad Autónoma controle esta fuente de energía. El dirigente nacionalista advirtió de la necesidad de "evaluar si las extracciones petrolíferas provocarán algún daño en las costas canarias y, por derivación, en las explotaciones hoteleras". No obstante, afirmó que "el riesgo será mínimo".