Vivir

Con más ILUSIÓN que euros

La falta de recursos ha situado a la delegación tinerfeña de la Fundación Alejandro Da Silva en su peor momento desde que se creó, en 1989, para luchar contra la leucemia.

El DÍA, S/C de Tenerife
17/nov/02 19:59 PM
Edición impresa

La delegación en la provincia tinerfeña de la Fundación Canaria Contra la Leucemia Alejandro Da Silva nunca ha atravesado por un momento tan crítico, al que intenta hacer frente mientras continúa con su labor en favor de los enfermos oncohematológicos y sus familiares, a los que abre las puertas de su piso de acogida y presta todo tipo de ayuda mientras atraviesan por las fases más duras de la enfermedad.

Desde su creación, en 1989, esta asociación ha vivido otras situaciones económicas difíciles, pero ahora se encuentra en la peor de todas. La celebración a principios de mes de una cena benéfica, con sorteo de obras de arte incluido en el precio del menú, ha sido una de sus últimas iniciativas para engrosar un capítulo de ingresos tan pretencioso como insuficiente, que se alimenta, además, de una subvención anual del Gobierno de Canarias, de aportaciones de particulares, cuestaciones o de la venta de loterías.

La asistente social, Mercedes Claverié, declaró que una de las últimas aportaciones fueron 1.200 euros, unas 200 mil pesetas, aunque lo habitual es que reciban donativos menos cuantiosos, de 150 ó 300 euros, e incluso más pequeños, que en absoluto menospreció puesto que "aquí se le da valor a todo. Nunca decimos qué poquito es", aclaró.

"La Fundación Alejandro Da Silva presenta anualmente al Gobierno de Canarias un presupuesto y una previsión de actividades para el año siguiente, junto al balance del anterior", matizó Álvaro Da Silva, tío del niño fallecido de leucemia en memoria del que se constituyó la fundación y de la que es delegado provincial.

"Muy pocas asociaciones de Canarias cumplen con todos los requisitos ante el Gobierno de Canarias y ésta lo hace cada año", a lo que Mercedes Claverié añadió que "no cobramos absolutamente nada a nadie".

Aparte del alquiler mensual del piso de acogida, situado en la calle José Hernández Afonso de Santa Cruz, organiza seminarios y cursos sobre avances en leucemias, linfomas y mielomas, que luego convoca a 36 euros por matrícula, y ayuda económicamente a los familiares y acompañantes de los enfermos mientras reciben un trasplante de médula ósea en hospitales de Madrid o Barcelona.

De esta manera, intenta paliar la escasa cuantía de las dietas que entrega la Consejería de Sanidad, de 12 euros al día.

"Si en Barcelona se piden alquileres de 150 mil pesetas mensuales, pues a ver qué hacen estas personas con mil diarias", comentó la asistente social, que se encarga de solucionar muchos de los trámites y problemas de los familiares y enfermos de este tipo de cáncer.