Gente
LO ÚLTIMO:
Roban más de un millón de euros en joyas en una casa de lujo de Marbella leer

La princesa Magdalena de Suecia rompe su noviazgo con Erik Granath

Los diferentes medios de comunicación informan de que la ruptura se debe a la presión que ha ejercido la familia de la princesa, que no aceptaba el comportamiento violento del joven, quien, según ha dicho su ex novia, forma parte ya del pasado.

EFE, Estocolmo
19/nov/02 20:00 PM
Edición impresa
EFE, Estocolmo

La princesa Magdalena de Suecia confirma, en una entrevista que publicó ayer el tabloide sueco Aftonbladet, que ha roto con su novio, el estudiante de economía Erik Granath.

Los medios de comunicación del país achacan la ruptura a la presión de la familia, a la que no le gustaba el comportamiento violento del joven.

"Erik es el pasado", comunicó la princesa en unas declaraciones tras la gala de los Premios a los Éxitos Musicales Suecos, que tuvo lugar el sábado en Estocolmo.

Magdalena y su ex novio, hijo de un rico constructor de la isla de Goetland (este de Suecia), fueron vistos juntos por primera vez en otoño del año pasado, cuando ella estudiaba inglés en Londres.

Desde entonces, la pareja tuvo una relación que se vio más estable cuando la pasada Semana Santa viajó a la residencia de verano de la familia real sueca en la Riviera francesa, junto con los reyes Carlos Gustavo y Silvia.

Sin embargo, las revelaciones de la prensa de que Granath había sido juzgado por agresión, posesión de narcóticos y conducción ilegal, intranquilizaron a los monarcas suecos, que intentaron en varias ocasiones acabar con el noviazgo.

Por dar un cabezazo a otro joven en una discusión, Granath fue condenado a cumplir horas de servicios sociales y pagar una indemnización que aún no ha abonado, por lo que ha sido incluido en el registro nacional de morosos.

Además, volvió a tener problemas con la Policía el pasado mes de agosto cuando fue detenido por el altercado que provocó en un restaurante de la ciudad de Visby.

Según el tabloide sueco, el rey Carlos Gustavo discutió varias veces con su hija para que dejara a Erik y en la última ocasión le dijo claramente que había que "acabar con las tonterías".

La princesa Magdalena, de 20 años, participa ahora en un programa de prácticas - especialmente preparado para ella - en empresas relacionadas con el arte y el diseño.