Internacional

Los inspectores de armas regresan a Irak tras cuatro años de ausencia

Tal y como ha reiterado George Bush, la mínima falta de cooperación por parte del Gobierno iraquí con los enviados desencadenaría de forma fulminante la guerra con Estados Unidos.

COLPISA, Nueva York
19/nov/02 20:01 PM
Edición impresa
COLPISA, Nueva York

Después de una ausencia de cuatro años, los inspectores de la ONU regresaron ayer a Irak para reiniciar la búsqueda de armas de destrucción masiva que supuestamente está fabricando el régimen de Sadam Husein.

El jefe de los inspectores, Hans Blix, y el director de la Agencia Internacional de Energía Atómica, Mohamed El Baradei, aterrizaron en Bagdad respaldados por la resolución del Consejo de Seguridad que les autoriza a registrar todos los rincones del país, incluso las mezquitas y los hasta ahora inexpugnables palacios presidenciales.

Tal y como ha reiterado Bush, la mínima falta de cooperación por parte del Gobierno iraquí con los inspectores desencadenaría de forma fulminante la guerra con EE UU.

Tras su llegada, Blix y El Baradei se desplazaron al Ministerio de Exteriores, donde tuvieron una reunión con el asesor a la presidencia Amer Saadi. No realizaron declaraciones a la prensa.

La llegada de los inspectores no parece desvanecer los malos presagios: EE UU sigue efectuando preparativos para la guerra, lo que indica que Washington considera inevitable la invasión. El vicepresidente iraquí, Izzat Ibrahim, declaró ayer que Irak había aceptado la resolución para proteger a la población de la "arrogancia estadounidense", pero que también estaba preparado para luchar "en caso de que se impusiera la guerra".

Durante estos días, los inspectores de la ONU volverán a ocupar las oficinas en Bagdad que abandonaron en 1998 y las rehabilitarán para comenzar las inspecciones el 27 de noviembre. En total, serán más de 300 inspectores procedentes de 48 países los que se desplazarán Irak y contarán con sofisticados dispositivos para detectar la presencia de armas. A partir de esa fecha, Blix dispondrá de 60 días para comunicar los resultados de sus pesquisas al Consejo.