Jornada Deportiva
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
El Ayuntamiento de Santa Cruz retira otros diez taxis y deja 777 licencias en la capital leer

Diario de un viaje

Como si el destino quisiera hacer un guiño a Lienen. Después de su queja pública llegó el peor viaje de la temporada. Pero la casualidad tenía trampa: en Xerez jugó su mejor partido de visitante.
19/nov/02 15:29 PM
Edición impresa

JORNADA, S/C de Tenerife.

En el avión se veían las caras de siempre. Algo así como gestos de resignación ante las más de dos horas de vuelo que les separaban de su punto de destino. El primero, porque lo siguiente era partir desde Madrid hasta Xerez: al menos 50 minutos más.

Este último desplazamiento liguero exigía un examen detallado. Lienen fue el impulsor del estudio, cuando en la rueda de Prensa del pasado viernes detalló las incomodidades de los viajes de las expediciones blanquiazules. El técnico alemán llegó a señalar que viajando un día antes la capacidad del equipo en los encuentros como visitantes sufría quebranto.

Las declaraciones del máximo responsable técnico de la entidad chicharrera tuvieron una importante repercusión. Era levantar el polvo de una polémica que siempre ha existido, pero que ha permanecido apagada durante un largo período de tiempo.

El mismo Juan Amador, consejero del Tenerife que también sufrió las consecuencias de los problemas del viaje a Xerez, contestó al Lienen: "Ni el míster tiene razón en el tema de los viajes ni nadie puede prever el retraso de un vuelo".

Hacia Xerez todo se torció desde el inicio y las consecuencias, todas en cadena, cambiaron el desarrollo de la jornada del sábado programada por Lienen.

El contratiempo era importante, porque el Tenerife tenía programado un entrenamiento a su llegada y sin las maletas y los baúles no era posible.

Pero ya era tarde. Lo que debía ser un entrenamiento de recuperación después de un largo desplazamiento quedó reducido a un paseo por el centro de la ciudad y una charla técnica.

De manera involuntaria, las críticas de Lienen a la forma en la que se desarrollan los viajes recibieron un espaldarazo. Pero la casualidad dio para mucho más.

El Tenerife se plantó en la mañana del domingo en el campo de La Juventud después de un viaje con importantes contratiempo: con retraso y sin entrenamiento.

Pero el cuadro de Lienen no lo hizo mal ante el equipo que inició la jornada como líder. Es más, esos 90 minutos destaparon uno de los mejores partidos de los isleños de la temporada. Fue superior al Xerez y si no ganó fue por falta de definición en los metros finales.

El pasado viernes, Lienen se encargó de avivar una polémica de dormía casi desde la época de Jupp Heynckes. Y justo el fin de semana siguiente todo quedó revuelto, para lo bueno y para lo malo.

Este ha sido el sexto desplazamiento liguero de la temporada. Aún restan 15 partidos fuera de casa. El Tenerife tiene que hacer muchos kilómetros, el que más junto a Las Palmas.

Al final todo puede quedar en anécdota si la respuesta en los futbolístico es la misma que ante el cuadro de Schuster.

en jerez

Paso a paso

El Tenerife se reunió a primera hora de la mañana en el Heliodoro Rodríguez López del sábado para partir hacia el aeropuerto de Los Rodeos. Le esperaba la undécima jornada y una sorpresa no muy grata.

Nada más llegar al aeropuerto, se escuchan las primeras quejas de otros pasajeros por culpa de retrasos en la salida de los vuelos. En un principio, el avión de la expedición isleña no anunciaba novedades.

Se confirman los temores. El cambio de aparato obliga al personal de la terminal a reubicar a los pasajeros sobrantes en otros vuelos. Sólo los viajeros con transbordo en Madrid hacia otros destinos parten en ese avión hasta la capital de España. Se inicia el retraso.

La hora de embarque no sufre variaciones pero el pasaje del vuelo que debía partir a las 11:25 no se completa hasta pasadas las 12 del mediodía.

El comandante del vuelo indica poco después del despegue que la hora prevista de llegada sobrepasa las 15:30 horas. El enlace hacia Xerez partía a las 16:00 horas. Se comienza a temer la pérdida de ese vuelo.

El avión aterriza en Madrid poco antes de las cuatro de la tarde y con un traslado a toda prisa se logra tomar el enlace hacia la cuidad andaluza, no sin un retraso de unos 20 minutos. Con tan poco tiempo, el equipaje de toda la expedición no pudo ser introducido en el nuevo aparato.

A la llegada a Xerez se confirma que las maletas se quedaron en Madrid y Toño Hernández, delegado de equipo, inicia los trámites para lograr que los "bultos" llegaran al hotel esa misma noche.

Como consecuencia, Lienen tiene que suspender el entrenamiento previsto y lo sustituye por un paseo y una charla técnica. El equipaje termina llegando al hotel cerca de las diez de la noche.

El domingo, después de un buen partido, el Tenerife inicia el viaje de regreso. Parte de Xerez a las 19:30 (hora inslar) y termina aterrizando en el Reina Sofía cerca de las dos de la mañana. En medio, dos horas de espera en Madrid.