La Laguna

El PSC cree que el gobierno municipal ha sido incapaz de gestionar el presupuesto

Los socialistas vuelven a hacer hincapié en la fuerte presión fiscal existente en Aguere, en su valoración del informe del Gobierno Canario acerca de las cuentas de 2001.

EL DÍA, La Laguna
19/nov/02 14:17 PM
Edición impresa
EL DÍA, La Laguna El portavoz socialista, Santiago Pérez, junto al concejal Gustavo Matos, ofrecieron ayer una rueda de Prensa en la que analizaron en profundidad el informe efectuado por el Fondo Canario de Financiación Municipal sobre la situación en este ámbito del Ayuntamiento lagunero en el pasado ejercicio de 2001, ratificado durante el pleno extraordinario del pasado viernes y con la abstención del PSOE. Matos fue tajante al calificar de "fracaso" el nivel de ejecución del presupuesto y culpó al equipo de gobierno de su "incapacidad de gastar por encima del 52% en prácticamente en todos y cada uno de los capítulos que comprenden el presupuesto. En esta valoración están incluidas las modificaciones presupuestarias".
"En el apartado de inversiones, sólo se ha llevado a cabo con el 25% del dinero. En cifras redondas, de 55,2 millones de euros, sólo emplearon 13,8 millones y se quedaron sin utilizar 40,8 millones. Esto sitúa a La Laguna en un 28,86%, cinco puntos por debajo de la media de los municipios de Canarias", añadió.
El edil manifestó que "contrasta esto con partidas, como es el caso de Fiestas, que gestionó prácticamente el 100% de la partida".
Por otro lado, hizo hincapié en "el increíble aumento de la presión fiscal, pues si en el año 2000 era de 251,1 euros por habitante anual, en 2001 fue de 269,71 euros por habitante y año, un aumento de 10 puntos. Esto sitúa a Aguere por encima de los municipios canarios que están sobre los 240 euros". "Asimismo, el Ayuntamiento hace depender su financiación en más de un 52% del esfuerzo tributario de los laguneros; así, la dependencia de subvenciones externas está 4 puntos por debajo de la media". Santiago Pérez dijo que "con estos datos, la valoración política es explícita: la modernización administrativa sigue siendo la asignatura pendiente de un gobierno incapaz de ejecutar los presupuestos y se debe a una falta de voluntad política. Ni siquiera han sido capaces de ganarse a los funcionarios y motivarlos, debido a una política arbitraria de nombramientos. Con los parámetros actuales es totalmente posible una rebaja fiscal, un objetivo irrenunciable del PSOE".