La Palma
LO ÚLTIMO:
Cuatro heridos en un ataque con cuchillo a una escuela en Oslo leer

Agricultura adopta varias medidas para erradicar la "papa llorona" de la Isla

Entre las acciones fitosanitarias que obligatoriamente deben realizar los agricultores propietarios de parcelas afectadas por el agente nocivo, se estipula que, al menos durante los cuatro años siguientes a la declaración de contaminación, se eliminarán y se dejará de plantar tubérculos.

EL DÍA, Los Llanos de Aridane
19/nov/02 20:01 PM
Edición impresa
EL DÍA, Los Llanos de Aridane

La Consejería de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno de Canarias ha publicado una orden por la que se regulan las medidas fitosanitarias adoptadas para la erradicación y control de la enfermedad denominada "papa llorona" o "podredumbre parda de la papa", detectada en la Isla de La Palma. Dicha enfermedad, generada por la bacteria "Ralstonia Solanacearum Yabuuchi et al" ocasiona importantes daños económicos en el cultivo del tubérculo, ya que marchita la planta y pudre la papa, pudiendo afectar además a otros cultivos. En la Isla se localiza principalmente, en un 90% de los casos detectados, en los municipios de San Andrés y Sauces, Puntallana y Barlovento.

Con el objetivo de neutralizar este organismo nocivo de nueva introducción para Canarias y considerado como organismo en cuarentena por el Ministerio de Agricultura y la Unión Europea, se ponen en marcha una serie de mandatos de obligado cumplimiento para los agricultores con parcelas afectadas que se hayan declarado como contaminadas.

Así, se estipula que, al menos durante los cuatro años siguientes a la declaración de contaminación, se eliminarán y se dejará de plantar papas o tubérculos, junto a otros cultivos para los que exista un riesgo identificado de supervivencia o prolongación de la bacteria. Además, en la primera temporada de cultivo, solo se plantarán tubérculos certificados oficialmente para la producción de papas y se efectuará un examen oficial, para poder reiniciar la producción.

Por otra parte, los agricultores deberán adoptar otras medidas para garantizar la erradicación de la plaga, como la colocación de trampas de agua con feromona sexual para la captura de los machos adultos. A estas se unen las que también tienen que poner en marcha los almacenistas, separando los tubérculos de siembra de los de consumo.

En ese sentido, desde la Administración se han determinado las bases para regir las ayudas que recibirán los agricultores para la adopción de estas medidas, a fin de compensar los gastos ocasionados.