Sucesos
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Osasuna encadena su tercera victoria a costa de un flojo Tenerife leer

Un joven de 17 años secuestra a una veintena de alumnos en un colegio de Barcelona

Se trata de un antiguo alumno del centro que entró encapuchado y armado con un cuchillo y que pidió un rescate. Fue reducido por un policía que se hizo pasar por repartidor de pizzas.

EFE, Barcelona
19/nov/02 9:52 AM
Edición impresa

Un ex alumno de 17 años del colegio Casals dels Angels de L Hospitalet retuvo a una veintena de escolares y pidió un rescate de un millón y medio de euros para liberarlos, pero ha sido finalmente reducido por la Policía tras cuatro horas de secuestro.

El joven N.A.M, de 17 años, explicó a la Policía que decidió secuestrar a los niños del colegio Casal dels Angels de L Hospitalet (Barcelona) y pedir un rescate de un millón y medio de euros para resolver los "problemas económicos y laborales de su familia", según explicó ayer la Policía en rueda de Prensa.

N.A.M. entró encapuchado en el colegio por la puerta principal pasadas las 15:30 horas, se dirigió escaleras arriba hasta la segunda planta y se ha introdujo después en un aula donde se encontraban un profesor y una veintena de alumnos de quinto de primaria, de entre 8 y 10 años, entre ellos su propia hermana.

Según explicó la conserje del colegio, el secuestrador puso la navaja en el cuello de uno de los niños para obligar a salir de clase a la profesora, que en esos momentos les estaba impartiendo la asignatura de inglés. Tras conocerse el suceso, la Policía acordonó la zona y procedió a evacuar ordenadamente al resto de los niños y profesores, mientras que agentes de los GOES (Grupos de Operaciones Especiales) se desplegaron por los alrededores.

El comisario de Policía Carlos Rubio, que encabezó el equipo que negoció con el secuestrador, consiguió que éste accediera a liberar a un grupo de 16 niños, con lo que el número de pequeños retenidos quedó reducido a cuatro a última hora de la tarde.

Finalmente, y aprovechando que el secuestrador había pedido unas pizzas, un agente disfrazado de repartidor consiguió reducir al joven hacia las 19:20 horas y liberar en buen estado a los últimos cuatro niños que el joven mantenía retenidos.

Durante el secuestro, al parecer el joven profirió algunas amenazas verbales contra los niños, que se pusieron muy nerviosos y algunos empezaron a llorar, pero no agredió a ninguno de ellos.

Un equipo de psicólogos atendió a los padres y algunos abuelos de los niños secuestrados, muchos de los cuales tuvieron que ser asistidos de crisis de ansiedad.

El director del centro, que había sido profesor del secuestrador, y una tutora ayudaron a la Policía a elaborar un perfil psicológico de N.A.M, descrito en la rueda de Prensa como un joven "tranquilo, sereno, con problemas en los estudios y un poco problemático".