Tenerife Sur
ANTONIO PASTOR *

El turismo en Tenerife seguirá en alza


19/nov/02 19:23 PM
Edición impresa

UNA DE LAS PREGUNTAS que más se cuestionan en Tenerife sobre la situación turística actual es: ¿cuáles pueden ser los males que afectan a nuestra industria turística en estos momentos? Nos preguntamos si Tenerife como destino ha mejorado su atractivo para los ciudadanos europeos. ¿Qué nos va a pasar el próximo invierno?

Somos conscientes que esto obedece a causas generales que ocurren ahora en todos los destinos y también a nuestros propios fallos. Sin embargo, los indicadores turísticos siguen siendo más que esperanzadores, yo diría que son muy positivos. La carrera continúa y vamos a ganar.

Hay que tener cuidado con la imagen de Tenerife, algo que los políticos gobernantes están descuidando en sus declaraciones y actuaciones, persiguiendo más el protagonismo con precampañas políticas, cuestionando el transporte de energía, acción muy desafortunada pues al final la factura la pagaremos todos.

Al hacer una reflexión en clave interna, observamos que podemos estar jugando con cosas muy serias, con cosas muy importantes que pudieran venirse contra nosotros por destruir el entorno natural de Vilaflor. Mallorca es un vivo ejemplo de esta situación que empezó con un amago en la Prensa sobre la desaparición de agua en la Isla. Lo que ocurrió después ya lo conocemos, y el resultado es el que es, la huida del turismo en masa y que, como contrapartida, nos ha beneficiado.

A veces la confianza sobre nuestro producto es tan buena, que caemos en la trampa del ya está todo hecho, podemos seguir creciendo destruyendo nuestro paisaje, en vez de remontar nuestra oferta protegiendo la naturaleza.

Esto empieza a ser preocupante, en unas Islas que han progresado como consecuencia de una iniciativa privada, digna de elogios en Europa y en el resto del mundo. Si alguien me preguntara por la solución o la receta, podría decir:

Primero: devolver la confianza y la ilusión. El empresario empieza a sufrir al ver reducida su rentabilidad, la preocupación del trabajador, de la industria y todo lo que se mueve en torno al turismo.

Segundo: la Administración Pública en turismo. Tiene que exigir a todos los parámetros de calidad, y no a unos pocos. Combatir la oferta turística ilegal que tanto daño sigue haciendo a los hoteleros. Y que las infraestructuras vayan en consonancia con la calidad de los alojamientos.

Tercero: saber vender la Isla con una promoción itinerante, que no necesariamente tienen que ser siempre los mismos. Sensibilidad hacia la protección del turismo de la Isla sin falsear la realidad. Son muchos los factores externos que están provocando esta crisis aparente, pero no por ello hay que bajar la guardia. Somos más maduros, más competitivos, pero hace falta mayor presión en la promoción continua.

El camino que hemos seguido ha provocado la envidia de muchas Comunidades que nos siguen copiando, y gran parte de este reconocimiento al crecimiento turístico de calidad se debe a la iniciativa privada. Ofreciéndonos el progreso y el bienestar en la década de los noventa, consiguiendo en los últimos años ir en cabeza tanto en España como en Europa. Tenemos grandes cosas en las Islas, además de un buen clima, una oferta diferenciada.

Tenemos instrumentos que pueden desarrollar una "formación profesional" a la altura de los mejores de Europa, con Ashotel. La mejor oferta complementaria, seguridad. Es cierto que nos hemos masificado, pero protegemos y cuidamos nuestros recursos. Es el momento de que los empresarios tomen las riendas y la dirección en las promociones, siempre con la reflexión, el diálogo y el consenso con los políticos gobernantes, pues "cada empresa representa a la imagen de Tenerife en cada una de las promociones turísticas".

* Miembro de la ACPET

ANTONIO PASTOR *