Actualidad

El "Prestige", partido y hundido

El petrolero "Prestige" se partió en dos en la mañana de ayer y, más tarde, se hundió. El Gobierno español declarará, en el Consejo de Ministros de este viernes, el área afectada por el vertido de fuel como "zona de emergencia" para poder adoptar las medidas fiscales y ayudas necesarias que palien los efectos del siniestro del buque en Galicia.

AGENCIAS, La Coruña/Santiago
20/nov/02 14:09 PM
Edición impresa

El petrolero "Prestige" se hundió ayer a 270 kilómetros al oeste de las islas Cíes (Pontevedra). El naufragio del buque aumenta la preocupación entre las cofradías de la zona sur de Galicia, en cuyas rías corren el riesgo de que lleguen manchas del fuel - oil ayudadas por el empeoramiento de las condiciones meteorológicas y el temporal en el mar.

El anunciado naufragio del "Prestige" tuvo lugar a las 11:45 horas, casi cuatro después que el petrolero se partiera en dos y quedase sujeto por la estructura de la quilla.

Según fuentes de Salvamento Marítimo, la popa del barco sucumbió en una zona con una profundidad de 3.200 metros, cuando era arrastrado lo más lejos posible. A las 16:30 horas iba a pique la proa que estuvo varias horas apuntando al cielo sobre las aguas.

En la zona se mantienen los equipos de rescate de Portugal, país que mantiene en la zona una fragata y una corbeta de la Marina, y de España, con cuatro remolcadores y una fragata de la Armada.

Mientras que la Administración insiste que no se han producido nuevos vertidos de fuel, manchas que afectan sobre todo a la provincia de La Coruña, los pescadores y mariscadores de la Ría de Arosa y Vigo siguieron con preocupación la llegada a puerto de barcos de la flota de cerco con manchas de vertido en las redes.

Según el patrón mayor de la cofradía de O Grove (Pontevedra), Francisco Iglesias, ayer fueron avistadas manchas de fuel a dos millas de la boca de entrada de la Ría de Arosa. Iglesias indicó que era probable que en el transcurso de la noche y con las nuevas condiciones del tiempo esta zona se vea afectada por la contaminación.

El patrón mayor de O Grove criticó que no se hayan desplazado efectivos humanos y técnicos hacia el sur como medida de prevención de posibles daños en una de las zonas más ricas en la producción de marisco de Galicia.

El Consejo Regulador del Mejillón de Galicia acordó intensificar las faenas en los polígonos de bateas para salvar la producción.

La práctica totalidad de los mariscadores trabajaron a destajo para salvar la producción, a costa de que los mejillones no sean de las calidades óptimas.

Según las primeras estimaciones, en la producción de la ría de Muros podría salvarse, con lo que quedaría garantizada la producción y el abastecimiento de este molusco tanto para la industria conservera como para los mercados españoles e internacionales.

Más al sur, en Portugal, las localidades costeras cercanas al siniestro se han preparado medidas de prevención y de contención ante el riesgo de que la marea negra provocada por el petrolero pueda llegar a sus aguas.

Tareas de limpieza

Mientras tanto, continúan las tareas de limpieza y contención de las manchas, que invaden más de 200 kilómetros de la costa coruñesa, donde la zona más afectada va desde la localidad de Arteixo hasta Finisterre.

El equipo de 350 personas que desde hace varios días trabajan en la zona no descansa y ha logrado que en algunas playas de los municipios de Malpica y Caión los restos de combustible ya sean casi imperceptibles, tras haber retirado más de 50 toneladas.

Se mantienen las barreras de contención desplegadas los primeros días del accidente y se sitúan otras nuevas para impedir que las manchas que se dispersan por el mar alcancen lugares todavía no contaminados, como es el caso de la Ría de Ferrol o las proximidades de Coruña.