Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La canaria Cristina Ramos se cuela en el 'Top 5' de la final de 'America's Got Talent' leer

Pleno de "resaca"

Distracciones del alcalde al leer el orden del día, risas, casi llantos, tensión, "golpes bajos" y gestos de complicidad entre los miembros de la Corporación fueron los protagonistas de la sesión plenaria de ayer en el Ayuntamiento capitalino.

D. MERINO, S/C de Tenerife
23/nov/02 20:07 PM
Edición impresa
D. MERINO, S/C de Tenerife

El pleno de ayer, fijado para las 10:00 horas comenzó a las 11:40. El motivo del retraso fue la cena de la Corporación, la noche anterior, para "despedir" a José Emilio García Gómez y a Emilio Fresco, portavoces del PP y del PSOE, respectivamente, que han abandonado el Ayuntamiento antes de acabar la legislatura.

Antes, los primeros bancos del salón noble fueron llenándose con afiliados del CCN y con personas de Nuevas Generaciones del PP, que deseaban acompañar a Marcos Lorenzo en su toma de posesión como concejal del Grupo Mixto.

Esta ceremonia inauguró la sesión y, tras el aplauso de todos sus nuevos compañeros en la Corporación, menos los del PP, tomó asiento al lado de David Sáenz, que a partir de ayer fue nombrado portavoz del Grupo Mixto, ya con dos miembros. No obstante, cuando Maribel Oñate se incorporó más tarde al pleno, antes de sentarse, saludó cariñosamente a Lorenzo "porque le aprecio, aunque no comparto su decisión", dijo, algo que recalcó posteriormente la portavoz del PP, María José Gutiérrez Pajarón, quien felicitó al nuevo concejal desde el micrófono "aunque el transfuguismo es una burla a la democracia y lamento que ocurra en este salón", afirmó Gutiérrez Pajarón.

Casi al final, Lorenzo justificó su cambio de partido porque "el PP de ahora no es el de 1989", dijo.

La primera de las risas la provocó el despiste del alcalde, Miguel Zerolo, cuando al leer uno por uno el orden del día de corrido, con la rutina final de "se da por aprobado", terminó el punto seis sin percatarse de que se había saltado el cinco, ante los gestos de Antonio Bello que pretendía avisar desde su sitio a Zerolo del despiste. Precisamente, el punto cinco era el que parecía más interesante y esperado por el auditorio y el que requirió la intervención de un edil socialista y la posterior réplica del concejal de Hacienda, Díaz Estébanez, por tratarse de la auditoría del Gobierno de Canarias a los presupuestos municipales.

Habían transcurrido quince minutos cuando Zerolo anunció un receso de diez, a las 11:55, que se prolongaron hasta las 12:50.

El rifi - rafe lo protagonizaron Maribel Oñate y Zerolo cuando la primera acusó al Grupo de Gobierno de falta de voluntad política por no apoyar los asuntos sociales ni erradicar las colas de espera para hacer deporte. El alcalde la acusó de "intervención electoralista" y le recordó que en la calle de La Marina también hacen cola.

Solicitó la palabra la socialista Herminia Gil para pedir al concejal de Deportes que iniciara en el pabellón un curso de Tai Chi, al que se podrían apuntar varios concejales, lo que provocó otras de las carcajadas colectivas de ayer. Gil también disculpó la reacción de su compañero José Luis Martín que, pese a estar afónico, se alteró contestando la moción de Gutiérrez Pajarón sobre la conservación de la cruz de la plaza de España. Ante el esfuerzo de Martín por expresarse, Norberto Plasencia le indicó por señas si quería "lenguaje de signos".