Santa Cruz de Tenerife
LO ÚLTIMO:
Tres detenidos en Tenerife por la adopción ilegal de una niña de madre colombiana leer

El Estado afrontará el realojo inicial de los damnificados del 31 - M

Interior ha abonado más de tres millones de euros a Santa Cruz como ayudas por gastos de emergencia, entre los que se incluyen tareas de limpieza o apuntalamiento de viviendas.

EL DÍA, S/C de Tenerife
23/nov/02 20:07 PM
Edición impresa

El Ministerio del Interior ha considerado gastos de emergencia los producidos por el realojo de los damnificados durante los tres primeros meses de alquiler, tal y como figura en una nota remitida por la Subdelegación del Gobierno, tras la celebración de la última reunión de la Comisión Mixta, que analiza los expedientes de los damnificados por la riada del pasado 31 de marzo.

Tanto el Ayuntamiento de Santa Cruz como el de La Laguna solicitaron al Estado que considerara gastos de emergencia el realojo de los damnificados en los primeros meses mientras se encontraba una solución para sus problemas de falta de vivienda.

Hasta ahora, el Estado ha abonado un total de 4.669.026, 36 euros como ayudas por gastos de emergencia entre los que se incluyen tareas de limpieza y desescombro, retirada de lodos, apuntalamiento de viviendas o suministro de artículos de primera necesidad, de los que 3.252.043,31 han recaído en el municipio capitalino y 1.416.983,05 en el lagunero.

La Comisión Técnica, constituida el 10 de abril, se ha reunido ya en 12 ocasiones. Además de los 1.530 expedientes revisados de daños en viviendas y enseres, han sido aprobados mil para reponer vehículos en el municipio de Santa Cruz y 30 en La Laguna.

Convenio con Sepes

Manuel Parejo, representante del Ayuntamiento capitalino en la Comisión Mixta, señaló que en los próximos días se llevará a cabo la firma del convenio con Sepes, órgano estatal que cofinanciará las viviendas de reposición.

En este sentido, Parejo precisó que un total de 149 damnificados de la Capital han solicitado viviendas de reposición, de las 183 familias que han perdido su hogar en el temporal y que el resto han optado por la compensación económica.