Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Secuestrados doce tripulantes de un mercante suizo en aguas de Nigeria leer

La lavandería del SCS da pena

Los trabajadores de la lavandería de La Candelaria y el HUC amenazan con ir a la huelga, en enero, si no se adoptan medidas inmediatas para terminar con las pésimas condiciones laborales en las que se ven obligados a trabajar. Un compromiso adoptado anteayer por las gerencias con UGT ha evitado dos paros parciales previstos para diciembre.

GLADYS PAGÉS, S/C de Tenerife
23/nov/02 20:08 PM
Edición impresa

Los trabajadores de la lavandería de los hospitales Nuestra Señora de la Candelaria y Universitario de Canarias (HUC) han dado la última oportunidad al Servicio Canario de Salud (SCS) y al Consorcio Sanitario de Tenerife al posponer, hasta enero, la convocatoria de una huelga si no se mejoran las condiciones de seguridad e higiene en el centro de trabajo.

La larga lista de problemas que afectan a este servicio indispensable para el normal funcionamiento de los dos hospitales provocó que la Sección Sindical del Área de Salud de Tenerife de la UGT redactará y firmara un preaviso de paros parciales para los días 10 y 13 de diciembre, con el propósito de suspender la producción de ropa limpia durante un par de horas en los dos turnos de trabajo.

Desde hace unos tres años, las instalaciones de la lavandería, ubicadas en un local situado en el Hospital de Tórax, son usadas por La Candelaria y el HUC en virtud de un acuerdo de integración por el cual cada centro aportó su maquinaria y personal. Todo parece indicar que en ese acuerdo, el reparto de responsabilidades quedó un tanto diluido, lo que ha provocado situaciones de dejadez que comprometen la seguridad de los trabajadores e, incluso, cuestionan la "barrera sanitaria" que debe salvaguardar el proceso de limpieza y regreso a destino de una lencería que se usará en quirófanos, UCI o nidos.

Así lo denunció a EL DÍA el secretario general de la Sección Sindical del Área de Salud de Tenerife de la UGT, Francisco Bautista Yanes, que dijo "el personal carece de equipos de protección personal (EPI), de ahí que trabajen con guantes de látex y no con guantes resistentes a pinchazos de jeriguillas, por poner un ejemplo; soportan temperaturas de hasta 43 grados en verano, en lo que influye el hacinamiento del local; la ventilación es insuficiente, lo que causa una importante acumulación de polvo de algodón; el ruido también es excesivo, a lo que se añade que no hay un buen programa de prevención de incendios".

La convocatoria de paros parciales para diciembre, que según la UGT fue secundada por la totalidad de las plantillas en una asamblea celebrada el miércoles, fue abortada anteayer, al producirse avances en la reunión de tres horas y media de duración que mantuvieron los responsables sindicales y los gerentes de La Candelaria y el HUC en la Inspección de Trabajo de Santa Cruz de Tenerife.

"De ese encuentro resultó un preacuerdo para la solución de los problemas en materia de riesgos laborales y una serie de pactos para que el 30 de enero de 2003 se disponga de una evaluación de los riesgos de cada puesto de trabajo y de las instalaciones de la lavandería", señaló Francisco Bautista. A esto, se añade el compromiso para que antes de esa fecha estén solucionados los problemas más urgentes.

"Si el 30 de enero nos volvemos a reunir y no se ha hecho nada, iremos a la huelga el día 31", advirtió el dirigente sindical, previa presentación de un preaviso de movilizaciones a mediados de mes.

Establecer responsabilidades

La gerente del HUC, Encarnación Campelo, confirmó ayer a este periódico que de la reunión mantenida el jueves se desprendió la elaboración de dos informe sobre prevención de riesgos laborales y de la situación de cada puesto de trabajo, así como otro de los servicios técnicos de cada hospital sobre la maquinaria de la lavandería, con el propósito de retomar las conversaciones en la fecha apuntada. "Se trata de revisar un poco todo, incluido el acuerdo actual (el vigente tras la integración del servicio), pues a nadie se le escapa que hay que establecer responsabilidades", aclaró, entre el HUC y La Candelaria en el mantenimiento del servicio.

Campelo consideró que la UGT "tenía toda la razón" en los planteamientos expuestos y emitió un mensaje de tranquiliad a los trabajadores al asegurar que "nuestra disposición es la de afrontar seriamente estos problemas", entre los que resaltó la escasa ventilación de la lavandería.

Asimismo, dijo que la Consejería de Sanidad tiene previsto "renovar todo lo que sea necesario", como la maquinaria, explicó, "que ha quedado obsoleta". Desde la Dirección - Gerencia de La Candelaria se informó escuetamente de los acuerdos alcanzados en el encuentro, para "profundizar en la mejora de las condiciones de trabajo" de acuerdo a un calendario de trabajo.