Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Oramas (CC) da por hecho que no habrá Presupuestos y augura elecciones anticipadas leer
EDITORIAL

La manifestación Asuntos para no olvidar: Y punto final, por ahora Notas necesarias


24/nov/02 12:09 PM
Edición impresa
LA MANIFESTACIÓN de ayer: vox populi, vox Dei. El pueblo se ha expresado. Ha dicho lo que quiere. Ahora, el Gobierno de Canarias, el Cabildo de Tenerife, los ayuntamientos implicados, los técnicos, la compañía eléctrica y las fuerzas vivas de la Isla, como ya hemos comentado en un par de ocasiones anteriores, tienen que decidir. Escribimos de los representantes en muchos aspectos de nuestra vida: ecología, naturaleza, economía, turismo, agricultura... han de cooperar en la búsqueda de soluciones eficaces y no de soluciones de salvación.

El pueblo ha expuesto su deseo. Ya está claro. Los que han de resolver este asunto que está mortificando a la Isla deben darle el mejor remedio. A través de las entidades y fuerzas a las que aludimos. Lo antes posible. No corresponde su búsqueda al pueblo, que paga impuestos para sueldos, y menos a los medios de comunicación, que sólo son eso: comunicadores de informaciones y de opiniones.

Así que los responsables son los llamados a resolver el conflicto. Sin mayores tardanzas, susceptibles de perjudicar de modo irreversible al conjunto de la ciudadanía, a las empresas y a la economía, además de a la imagen tinerfeña en los mercados turísticos. Ya que, por pésima planificación desde antiguo, casi sólo del turismo vivimos hoy.

Tenerife comienza a reaccionar.

Asuntos para no olvidar: y punto final, por ahora

Somos tinerfeños. Somos canarios. Con nuestros Editoriales de siempre y con los últimos sólo hemos pretendido - creemos que con éxito, a juzgar por las infinitas manifestaciones escritas y telefónicas que recibimos en esta Casa - alertar sobre un peligro, ya evidente, que amenaza a Santa Cruz y a la Isla de Tenerife en su integridad.

Las incontables muestras de solidaridad y de apoyo también nos llegan por las imputaciones contra EL DÍA y su director, José Rodríguez Ramírez, recogidas solamente por el periódico enemigo de esta Ciudad y de Nivaria, acusándonos de racistas, xenófobos. Insultos éstos salidos de las mentes retorcidas de un par de sindicalistas manipulados desde Las Palmas y, al parecer, al servicio de determinado dirigente político vinculado al Gobierno de Canarias al que, por lo visto, le estamos estropeando sus perversos planes contra nuestra Isla y su Capital, Santa Cruz. Increíble comportamiento en cualquier sindicalista que se precie de tal. Ellos nos han querido acallar, y así lo han manifestado públicamente. Con verdadero talante fascista, increíble incluso en las dictaduras del pasado.

Lean y juzguen:

"Control de los medios. Ambas centrales sindicales han aprovechado esta situación para solicitar la inmediata puesta en funcionamiento de la Comisión de Seguimiento de los Medios de Comunicación, dentro del Foro Canario para la Inmigración. La iniciativa está en estudio pero urge porque, por lo menos según consideran CC OO y UGT, serviría para poder articular las medidas de control y actuación contra los medios de comunicación que no respeten el Decálogo para una comunicación no xenófoba, firmado el pasado mes de junio por la práctica totalidad de los medios escritos canarios, con la excepción - precisamente - de EL DÍA".

¡Qué horror! ¡Qué peligroso fascismo! CC OO y UGT en su conjunto, y por estar al lado de la democracia, nos merecen respeto y simpatía. Desde siempre. Pero la actitud de esos dos individuos nos sorprende y apena por su totalitarismo.

A la vez, obviamente, no podemos dejar de expresar nuestro agradecimiento por tantísimas muestras de aprecio que se nos hacen patentes. Y en especial vaya nuestro reconocimiento a un grupo de buenos sindicalistas de UGT de Tenerife, que sólo sirven a los trabajadores y no a otros intereses, que nos han visitado para manifestarnos su amistad y su pesar por las anteriores actitudes serviles de los que nos han condenado. Gracias, un millón de gracias. La tranquilidad sigue estando con nosotros.

*** *** ***

EN CUANTO AL PERIÓDICO pro canarión o de Las Palmas, con dirección ejecutiva allá y otra sumisa aquí, mediante sus secuaces quintacolumnistas y algún que otro colaborador, intenta arruinar y destruir a esta Capital y a Nivaria desde dentro. En beneficio de sus amos políticos y de otra índole de la isla redonda. Su afán no es otro que establecer en la ciudad de enfrente la Capitalidad única de Canarias. Dos de sus colaboradores, amamantados en esta Casa de EL DÍA, nos han entristecido por su calaña, que no conocíamos. Puede que algún día la conciencia les recuerde lo que hoy su ignominioso y repugnante servilismo les oculta. ¡Qué asco!

Han quedado desenmascarados, y ahí les duele. Y vamos con algunos refranes, que vienen al caso y que son muy sabios: uno, con su pan se lo coman, aunque fracasan en sus batallas indignas y nunca obtendrán el triunfo de la resignación tinerfeña para lograr la ya citada Capitalidad única; otro, por dinero baila el oso; y el último: cría cuervos y... te sacarán los ojos, Tenerife. Son como ratas, que muerden y soplan.

Y punto final, por ahora.

Notas necesarias

Primera: ¿racistas? No sabemos qué es eso. Sí que Dios creó las razas, todas hijas suyas, hechas a su imagen y semejanza y merecedoras de cariño, de ayuda, de amistad...

Otra: ¿xenófobos? Hemos viajado mucho al extranjero, a los cinco continentes y valoramos a sus pueblos y a sus gentes. Además, el turismo nos ayuda a vivir y a relacionarnos con los que vienen o se quedan: trabajando, descansando... legales. Pero sí somos abiertamente opuestos a los que entran de forma irregular y tienen que delinquir para vivir, a esta amenaza que ya es permanente. A pesar de las ayudas a esos inmigrantes ilegales que ahora nos quieren colar uno, dos o tres dirigentes políticos de la isla redonda, los mismos que los expulsaron de Las Palmas como carga humana o a manguerazos.

Tercera: "¿de qué "pacto que no firmó EL DÍA" hablan esos individuos que nos acusan? ¿Dónde fue? ¿Cuándo? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿De qué color? Porque nada sabemos de ese "pacto".

Cuarta: y el "seráfico", ¿por qué no se pone un sayal de misionero y se va a África a acabar con las guerras, las enfermedades y el hambre de los pobres abisinios? ¿Será que cree que la solución está en meterlos también en centros de acogida y retención en Tenerife?

Otra vez: punto final, por ahora.

EDITORIAL