Sucesos

Comenzó el juicio por el secuestro de la farmaceútica de Olot

En el banquillo se sientan ocho acusados, para los que el fiscal pide un total de 162 años, siendo el ex policía local Antoni Guirado el que afronta una mayor pena por haber sido un servidor de la ley.

EFE, Gerona
28/nov/02 9:53 AM
Edición impresa
EFE, Gerona

El juicio por el secuestro de la farmacéutica de Olot María Ángels Feliú arrancó ayer en la Audiencia de Gerona, en medio de una gran expectación con la petición de varios abogados defensores de que se anulen las actuaciones.

En la primera sesión de la vista oral han declarado también los dos primeros detenidos y supuestos inductores del secuestro, Joan Casals y Xavier Bassa, que negaron cualquier participación en el mismo, al tiempo que explicaron que si alguna vez comentaron que se podía llevar a cabo un delito semejante fue "como una broma y una fantasía".

En el banquillo se sientan ocho acusados, para los que el fiscal pide un total de 162 años de prisión, siendo el ex policía local de Olot Antoni Guirado el que afronta una mayor pena (22 años) por la agravante de haber sido un servidor de la ley. Los otros acusados son el ex guardabosques Ramón Ullastre, también presunto cabecilla de la banda; su esposa, Montserrat Teixidor; el camarero Sebastiá Comas "Iñaki", el carcelero de Feliu; el dueño de un pub de Camprodón, José Luis Paz García "Pato", y el ex futbolista y entrenador de fútbol Juan Manuel Pérez Funes "Juanma".

Disfrazados

Muchos acusados llegaron tarde a la primera sesión del juicio y además dos de ellos, Guirado y Ullastre, han comparecido disfrazados con pelucas y con gafas de sol para evitar que su imagen fuera captada por los medios de comunicación, que han acreditado a un total de 233 periodistas y reporteros gráficos.

Por el contrario, el juicio apenas ha levantado expectación entre la población de Olot o Gerona, y apenas quince personas han asistido como público a la vista en la Sección Primera de la Audiencia de Gerona.

El amplio despliegue informativo ha obligado a habilitar cuatro salas de Prensa, tres en la Audiencia y otra en un edificio cercano del Colegio de Arquitectos, al lado de la Catedral, en un montaje que cuesta a la Generalitat 70.172 euros y que se prolongará hasta mediados de febrero, en que acabará la vista, tras la declaración de 94 testigos y 21 peritos.

Nulidad

El juicio se inició con las cuestiones previas presentadas por los abogados de cuatro acusados Guirado, Ullastre, Teixidor y Paz García que han pedido la nulidad del caso por supuestas "coacciones" policiales, lo que también han denunciado Bassa y Casals.

El fiscal les ha acusado de "rozar la calumnia" por decir que sus clientes fueron sometidos a "torturas" de la Guardia Civil y por afirmar que la fiscalía les propuso un trato por confesar.

Tras esta decisión, el juicio ha seguido con las declaraciones de Casals y Bassa, quienes han negado los hechos, aunque han admitido que en su círculo se hicieron comentarios de cometer un secuestro, sin aludir a nadie en concreto, a modo de "una broma o una fantasía" y durante "una noche de copas".

A Casals se le encontraron unas notas sobre la planificación de un secuestro, que ha justificado diciendo que eran un borrador de una novela suya, y ha añadido que fue una casualidad que, en su época, hubiese pasado unos días de descanso en una población cercana a Camprodón donde veranea la familia Feliu o que hubiese ido un día a una hípica propiedad de Paz García.