Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
La borrasca deja en Canarias más de 40 litros por metro cuadrado y vientos de 100 km/h leer

Un matrimonio de Arico reclama a Menores a sus tres hijos declarados en desamparo

Las desaveniencias conyugales de Luis León Padilla y Carmen Teresa Miranda, con denuncias por maltrato de por medio, les están pasando factura. El Gobierno Autónomo les ha retirado temporalmente la guardia y custodia de sus hijos de 4, 3 y 2 años por motivos que ellos niegan.

EL DÍA, S/C de Tenerife
28/nov/02 20:15 PM
Edición impresa

"Los niños tienen un hogar feliz y no un desastre, como quieren hacer creer", resume la petición de Luis León Padilla Bouza y Carmen Teresa Miranda Pérez a la Dirección General del Menor para que les devuelvan a sus tres hijos, Luis Jesús, Julio Enrique y Oneida, de cuatro, tres y dos años, respectivamente.

Los tres menores fueron declarados en desamparo en septiembre pasado por la Dirección General de Protección al Menor y la Familia, y hace unos días ingresaron en el Centro de Acogida Inmediata 2 de Ofra.

En la resolución del citado departamento de la Consejería de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno de Canarias se especifica cómo las causas que han dado lugar a adoptar la decisión de retirar la guardia y custodia de los tres pequeños a sus padres, en primer lugar, "un ambiente familiar de mucha tensión con violencia familiar constante física y psíquica". Esta acusación es rebatida por ambos, aunque en especial por Luis León Padilla, puesto que niega "jamás y nunca" haberle pegado a su mujer. Por su parte, Carmen Teresa Miranda, admite haberle puesto a su marido "denuncias por malos tratos psicológicos", aunque ahora se desdice de la gravedad de esta acusación, que atribuye a que fueron movidas por "venganza" tras las discusiones que mantenían, a menudo seguidas de las que tenía con su suegra.

Pero Luis León Padilla acusa, por su parte, a la madre de su mujer de estar "detrás de todo esto", y de haber "puesto todo el empeño en que nos quiten a los niños". También considera que fue ella la que llevó "manipulada" a su esposa a un centro del Dispositivo de Emergencia para Mujeres Agredidas (DEMA), ingreso que consta en la Consejería.

Ese mismo expediente de la Dirección del Menor se refiere a Luis León Padilla como un hombre celoso y posesivo, hasta el punto de maltratar a su mujer por creer que mantiene alguna relación con otro hombre. De ese modo, la madre junto con los tres hijos, habría protagonizado varios abandonos del hogar, para refugiarse en el ya citado DEMA y en otras ocasiones en el domicilio de su madre.

Celos y maltrato

Esta historia de celos y maltrato se empieza a seguir por los servicios sociales "desde que sólo tenían el primer hijo, y en los sucesivos domicilios que ha tenido la pareja", señalaron fuentes de la Consejería.

Pero esta versión cambia en la narración de este matrimonio, que admite haber pasado por "dificultades conyugales" y que piensa que su error fue no haber prestado la colaboración que les pidieron los servicios sociales municipales cuando comienzan a tener conocimiento de las denuncias de Carmen Teresa contra su marido y de Luis León contra su mujer por abandono del hogar.

Más allá, incluso, Padilla cree que el no haber firmado unos papeles para que esos servicios sociales pudieran recibir una subvención, y que les presentaron como "de ayuda para mi familia", es parte de la causa de que ahora le retiren la custodia de los tres menores. Anteriormente, admite haber rechazado a una trabajadora social que se presentó en su casa, entonces en Chimiche, porque "le habían informado de que mi mujer necesita ayuda por sus depresiones". Lo que en la Dirección del Menor es entendido como una negativa a colaborar que será tenida en cuenta después para tomar la decisión sobre los hijos.

Depresión

El informe de Menores recoge ese "padecimiento de la madre de depresión", a la que Carmen Teresa atribuye el que abandonara su domicilio en varias ocasiones. Mientras que su marido contraataca: "la solución que le dan es quitarle a los hijos para que se vuelva más loca".

Luis León Padilla rechaza también por "falso, como demostraré en los tribunales", que otro motivo sea la precariedad económica en que vive la familia, puesto que compró una casa en Arico, "de dos plantas", y dispone de sueldo y nómina como vigilante jurado.

También presentará en los tribunales las cartillas con el control sanitario de sus tres hijos y los respectivos certificados médicos en que se ve que los tres pequeños están perfectamente físicamente y de salud y vacunados en las fechas correspondientes, en contra de lo que dice la Dirección del Menor.

Por otra parte, y para negar el supuesto "clima afectivo pobre" hacia los menores, que cita el informe de Menores, este matrimonio exhibe un álbum de fotos en que se puede ver a los tres niños durmiendo, a la hora del baño, en excursiones, en la playa, posando con los padres o en cada fiesta de cumpleaños, lo que presentan como incompatible con que "les haya faltado nuestro cariño".