Vivir

Sanidad impide a las farmacias la venta con receta de las tiras reactivas para diabéticos

A partir del 31 de diciembre, los establecimientos farmacéuticos no podrán expender este producto indispensable para medir los niveles de glucosa en sangre con receta médica, por lo que los usuarios, unos 33 mil canarios, no tendrán otra opción que requerirlo al SCS.

EL DÍA, S/C de Tenerife
29/nov/02 20:17 PM
Edición impresa

Las farmacias de las Islas no podrán expender con receta médica, a partir del 31 de diciembre, las tiras reactivas usadas por los enfermos diabéticos para la determinación de los niveles de glucosa en sangre, en virtud de una orden del consejero de Sanidad y Consumo, Rafael Díaz, por la cual estos establecimientos "dejarán de suministrar con cargo al SCS" este producto indispensable para cuantificar las dosis diarias de insulina.

La medida introduce una modificación sustancial en el procedimiento de venta de las tiras reactivas a los usuarios del Servicio Canario de Salud con diabetes mellitus que, en adelante, no tendrán otra alternativa que proveerse de este producto directamente en establecimientos sanitarios públicos, como los centros de salud, según explicó a EL DÍA el presidente de la Asociación de Empresarios Farmacéuticos de Santa Cruz de Tenerife, Cristóbal Saavedra.

La Consejería de Sanidad y Consumo no confirmó ayer a EL DÍA este importante aspecto, pese a afectar a un elevado número de enfermos y al clima de incertidumbre creado tras la publicación de la orden, como confirmó el presidente de la Asociación de Diabéticos de Santa Cruz de Tenerife, Julián González, que demandó de la Administración "más información y transparencia" en este asunto, que afecta, al menos, al 30 por ciento de los 100 mil enfermos de diabetes de Canarias calculados por la Consejería de Sanidad.

La orden de Rafael Díaz, del 25 de octubre pasado, "denuncia" o deja sin efecto un acuerdo de 1 de julio de 1999 que comprometía al SCS, a los dos colegios farmacéuticos de Canarias y a las empresas suministradoras de las tiras reactivas, que se prorrogaría cada año si con dos meses a la fecha de expiración, cada 31 de diciembre, ninguna de las partes expresaba lo contrario.

"Stock" más reducido

Hasta el momento, los diabéticos que necesitan medirse los niveles de glucosa, al menos una vez al día los que padecen la tipo 2 y del orden de tres los que sufren la tipo 1, acudían a las farmacias con recetas visadas por la Inspección de Farmacia del SCS para retirar las tiras prescritas por su facultativo.

En adelante, estos establecimientos sólo podrán facilitarlas previo pago y dispondrán de un "stock" mucho más reducido, al restringirse la cantidad de usuarios potenciales.

"Entendemos que esto se ha hecho por criterios economicistas, para ahorrarse el margen de beneficio de las farmacias", denunció Cristóbal Saavedra, sin que se hayan tenido en cuenta, dijo, "los trastornos que causará a los usuarios".

El titular de Asfarte aseguró que "es más cómodo y reviste más garantías adquirir este producto en las 330 farmacias de la provincia tinerfeña, que funcionan las veinticuatro horas y todos los días de la semana, y no en los centros de salud".