Sucesos

Hallan 32 cadáveres de inmigrantes en El Aaiún que pretendían llegar a Canarias

Las autoridades abrieron una investigación para definir las causas y circunstancias del naufragio, y las responsabilidades en este drama. Otra tragedia en las costas de Libia, con al menos 12 muertos y 56 desaparecidos, confirma el éxodo masivo de subsaharianos hacia Europa.

EFE, Rabat/El Cairo
2/dic/02 9:53 AM
Edición impresa

Un total de 32 personas procedentes de países subsaharianos fueron halladas muertas en la costa de El Aaiún (Sáhara Occidental) tras el fracaso de una tentativa de emigración ilegal a Canarias, informaron ayer fuentes oficiales.

Según las fuentes, los cadáveres fueron encontrados en la noche del sábado, en la playa de El Aaiún, y posteriormente fueron trasladados al depósito municipal de la ciudad.

Las autoridades abrieron una investigación para definir las causas y circunstancias del naufragio, y las responsabilidades en este drama, según las fuentes.

La ciudad de El Aaiún se ha convertido en los últimos meses en una zona de concentración de decenas de subsaharianos que intentan llegar de manera ilegal al Archipiélago de Canarias.

La mayoría de los subsaharianos vienen desde Mauritania para localizar las redes de emigración clandestina y comenzar su aventura hacia Canarias.

El territorio del Sáhara Occidental está controlado actualmente por Marruecos, y el Frente Polisario reclama la independencia de esa zona.

Inmigrantes hacia Italia

Por otra parte, al menos doce emigrantes ilegales de origen africano murieron y 56 están desaparecidos al naufragar la madrugada del domingo frente a las costas de Libia el barco en el que viajaban, "probablemente" a Italia.

Según la agencia oficial de noticias libia JANA, la embarcación había zarpado el sábado de algún lugar no determinado de las cercanías de Trípoli con 120 personas a bordo, de las que 52 fueron rescatadas por los guardacostas libios.

La fuente, que cita a portavoces del Comité Popular de Justicia y Seguridad (Ministerio de Interior), precisa que el origen del desastre pudo ser el mal tiempo imperante en la zona, donde prosigue la búsqueda de cadáveres y de supervivientes.

Las autoridades de Trípoli han abierto una investigación para establecer la nacionalidad de las víctimas y la identidad de la embarcación, al parecer un pesquero de bajura de los que faenan frente a las costas de Libia.

Ese Estado árabe se ha convertido en los últimos años en el punto de partida o de paso de miles de ciudadanos africanos que viajan sin papeles o con documentación falsa a Europa, principalmente a Italia, en busca de mejores condiciones de vida.

El éxodo ilegal está propiciado por las preferentes condiciones de entrada y residencia que ofrece el Gobierno de Trípoli a los países subsaharianos, con muchos de los cuales le unen generosos programas de cooperación.

En ocasiones, los barcos que los trasladan tienen matrícula de Libia, pero en otras son embarcaciones que proceden de otros estados fronterizos y que sólo utilizan los puertos libios de tránsito para alcanzar las costas de la cercana Sicilia.

En este último caso, la mayoría o buena parte de los emigrantes indocumentados proceden de países árabes del Mediterráneo Oriental.