Actualidad

Los Rodeos estrena terminal

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, visitó ayer la Isla para inaugurar la nueva terminal del Aeropuerto Tenerife-Norte, entre otras obras ejecutadas por el Estado. Las instalaciones han necesitado una inversión cercana a los 70 millones de euros y se espera que reciban 2,5 millones de pasajeros en 2003. Los primeros llegarán el próximo lunes.

PEDRO ALEMANY, S/C de Tenerife
3/dic/02 14:09 PM
Edición impresa

El ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, inauguró ayer la nueva terminal de pasajeros del Aeropuerto Tenerife-Norte, que estará operativa el próximo lunes, 9 de diciembre.

El ministro estuvo acompañado en su primera visita a las instalaciones por el presidente del Gobierno Regional, Román Rodríguez, el vicepresidente canario, Adán Martín y el titular del Cabildo de Tenerife, Ricardo Melchior, junto a numerosas autoridades y representantes de las esferas social, política y económica del Archipiélago.

La nueva terminal de Los Rodeos, según explicó el director general de Aena, José Eladio Seco, nace con el objetivo de hacer frente a la creciente demanda de operaciones aéreas con destino a la Isla, que se traducirá, si se cumplen las previsiones, en el tránsito de 4,4 millones de pasajeros por sus instalaciones en el año 2015.

Las obras suponen una inversión total de 69,29 millones de euros, aunque la fase que fue inaugurada ayer sólo acapara el 90 por ciento de la misma.

La segunda fase de los trabajos está a punto de comenzar, según la información facilitada por Aena, y dotará al Aeropuerto de un módulo de uso exclusivo para vuelos interinsulares.

En su conjunto, el nuevo complejo tiene una superficie total de más de 150 mil metros cuadrados, muchos de los cuales están ocupados por las 1.280 plazas de aparcamiento y 22 embarques para guaguas de la terminal.

En lo que respecta al área de pasaje, el complejo dispone de 26 mostradores, 6 pasarelas telescópicas de cuatro niveles, un sótano para tratamiento de equipajes y una plata baja para facturación y llegadas.

Además, cuenta con una planta de entresuelo dedicada a la salida y llegada de pasajeros y un nivel más alto destinado al embarque.

Aena estima en 2,5 millones de pasajeros el tránsito que podría tener el nuevo edificio en su primer año de funcionamiento, y en 3,1 millones los que alcanzaría en 2005 si las previsiones son acertadas.

El tope de actividad una vez culminadas las obras se ha calculado en unos 2.300 pasajeros por hora.