Dinero y Trabajo

Las cámaras isleñas y Ceuta piden que se grave menos sus mercancías en los puertos

Los representantes de estas instituciones en las dos provincias canarias, así como los de Mallorca, Ibiza, Formentera y una de las ciudades autónomas coincidieron en señalar que las actuales tasas "generan un sobrecoste que supone un agravio comparativo respecto al territorio continental".

Palma de Mallorca/Tenerife
3/dic/02 15:47 PM
Edición impresa

Las cámaras de comercio de Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Ceuta, Menorca, Mallorca, Ibiza y Formentera demandarán al Gobierno Central una reducción de las tasas sobre el transporte de mercancías en sus puertos, porque entienden que generan un sobrecoste que supone un agravio comparativo respecto a la Península.

El compromiso se alcanzó en una reunión convocada a instancias de la Cámara de Comercio de Mallorca, Ibiza y Formentera para abordar, "desde un frente conjunto", los problemas que las Islas y Ceuta y Melilla padecen a causa de su lejanía de la Península.

Eliminar la T - 3

El presidente de la Cámara anfitriona, Miquel Lladó, sostuvo que en el tráfico marítimo de mercancías el coste de contratar el barco supone el 45% del total, otro 34% se destina a la estiba y las tasas que se abonan representan el 13%. Lladó subrayó que, aunque mejoras tecnológicas y una mayor competencia entre las navieras podrían servir para reducir el gasto principal de un flete, el mayor margen de reducción de costes se encuentra en las tasas que se abonan a las administraciones portuarias.

Como ejemplo, el presidente de la Cámara mallorquina apuntó que en un trayecto de un barco normal con una carga media (13 toneladas de tara más 22 toneladas de mercancías) entre Palma, Barcelona y regreso de nuevo a Palma la tasa portuaria T - 3 (que se abona a la entrada y salida de cada puerto) supone un coste de unos 150 euros.

El desplazamiento de un camión con la misma mercancía entre la capital catalana, Zaragoza y regreso a Barcelona (con una distancia total similar al caso anterior) no está sujeto a ninguna tasa e incluso puede emplear la autopista con un coste de unos 24 euros.

Para Lladó, este ejemplo pone en evidencia que los ciudadanos y empresarios de Canarias, Baleares, Ceuta y Melilla padecen un "agravio comparativo" respecto al resto de españoles. De acuerdo con las cifras puestas en común, la tasa T - 3 supone al año en la provincia tinerfeña un coste de unos 33 millones de euros y otros tantos en Gran Canaria, mientras que suma 29,53 millones en el caso de Baleares. "Solicitaremos que se compensen estos factores discriminatorios", aseguró Lladó, quien anunció que una vez ratificada la propuesta de eliminación de la T - 3 por las direcciones de las cámaras insulares y periféricas, trasladarán su demanda al Gobierno Central, los ejecutivos autonómicos y las fuerzas políticas. El presidente de la Cámara tinerfeña, Ignacio González Martín, explicó que el objetivo es presionar para que las autoridades estatales y autonómicas asuman su responsabilidad de "compensar" los perjuicios ocasionados por la T - 3, dado que mide con el mismo racero al territorio continental que a las Islas, Ceuta y Melilla.