Venezuela
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Dolores Delgado cancela su agenda de esta tarde en Zaragoza leer

La oposición hace un llamamiento para que el pueblo tome las calles del país

La extensión indefinida del paro general contra Hugo Chávez paralizó parcialmente el país en la segunda jornada de protesta. Por su parte, la Guardia Nacional disolvió con bombas lacrimógeneas una manifestación opositora frente a la sede de Pdvsa.

COLPISA, Caracas
4/dic/02 20:27 PM
Edición impresa

La extensión indefinida del paro general contra el presidente Hugo Chávez paralizó parcialmente a Venezuela, pero el seguimiento fue menor que en la jornada precedente. Cuando la gente comenzaba, poco a poco, sus desplazamientos para ir al trabajo, la oposición, avanzando su estrategia de acorralar a Chávez, pidió a la sociedad civil salir a tomar las calles del país. La cita callejera despertaba gran temor por la posibilidad de enfrentamientos violentos, como ya ha ocurrido en el pasado, con simpatizantes del Gobierno.

Líderes de la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), de la patronal Federación de Cámaras de Venezuela (Fedecámaras), y de la coalición opositora agrupada en la Coordinadora Democrática, lanzaron la consigna: "El pueblo a la calle", clamó su portavoz, el diputado de Causa Radical, Andrés Velasquez. Con la medida de fuerza, la oposición espera que el paro llegue, al menos hasta hoy.

Así, estiman que la gasolina y el gas comenzarán a escasear, lo que, en su opinión, colocará al Gobierno al borde del colapso energético que podría detener el funcionamiento normal del país, una posibilidad negada por el director de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), Alí Rodríguez.

Según este funcionario, "los inventarios de cobertura nacional cubren cómodamente unos 10 días", aunque señaló que debido a las colas de compras preventivas de carburante podría ocurrir que algunas gasolineras quedaran desabastecidas.

Actuacción policial

Por su parte, la Guardia Nacional (GN) reprimió con bombas lacrimógenas una manifestación que la oposición estaba realizando frente a la sede de Petróleos de Venezuela (PDVSA), en Chuao, al este de Caracas, en el marco del segundo día de huelga.

Los dirigentes de la oposición anunciaron una concentración en la Plaza La Meritocracia para las 16:00. Sin embargo, ya había gente antes de esa hora protestando por las agresiones contra el gerente de Planificación de Pdvsa, Juan Fernández, atribuidos al plan de amedrentamiento aplicado por el Gobierno.

Poco antes del lanzamiento de las bombas lacrimógenas, algunos testigos pudieron ver tanquetas y efectivos militares en la base aérea "La Carlota", a pocos metros de la sede de Pdvsa. Según manifestantes y periodistas que se encontraban en el lugar, el ataque se inició "sin previo aviso" y sin intentar que se retiraran por otros medios.

Un mayor de la Guardia Nacional declaró que la acción fue ordenada por el comandante de este Cuerpo, el general Eugenio Gutiérrez, ya que esta protesta "no tiene permiso para realizarse".