Venezuela

Hugo Chávez ordena al Ejército proteger las principales zonas petroleras

La sublevación de un carguero activó la intervención militar. Otros tres buques mercantes se unieron al plante, por lo que la Armada puso en marcha el "Plan Alcatraz". El presidente acusó a una elite de decidir alargar el paro en busca del camino de la insurrección.

COLPISA, Caracas
6/dic/02 20:31 PM
Edición impresa

El presidente Hugo Chávez ordenó ayer el despliegue de las fuerzas armadas en las principales zonas petroleras del país para asegurar el funcionamiento de una industria que aporta el 80% de las divisas pero empieza a acusar los cuatro días de paro.

La sublevación del carguero "Pilin León" activó la intervención militar. Una tripulación nueva sustituirá a la sublevada, y su capitán "irá a prisión", dijo Chávez. Otros tres buques mercantes se unieron al plante por lo que la Armada activó el "Plan Alcatraz", que supone la intervención de estos buques, en presencia de un fiscal.

En un mensaje a la nación retransmitido por televisión y radio, el jefe del Estado acusó a una elite de decidir "alargar un paro fracasado que ya no era paro sin consultar con trabajadores ni nadie para poner en marcha un plan desestabilización que busca el camino de la insurrección".

Los organizadores del paro general centraron sus esfuerzos en paralizar la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa), "el corazón del país" según Chávez. Sin embargo, el paro extendido progresivamente desde el lunes fue "languideciendo", según coinciden en afirmar diversos analistas, por eso se transformó en "paro activo", es decir, trasladó a la calle la protesta para pedir la renuncia del mandatario o la convocatoria de elecciones anticipadas.

Estado de alerta

Se produjeron diversos incidentes cuando la Guardia Nacional dispersó algunas manifestaciones. Con la bronca instalada en la calle, los simpatizantes chavistas, hasta ayer contenidos y trabajando, salieron a expresar su incondicional apoyo al polémico gobernante. La militarizada Guardia Nacional estaba en estado de alerta para evitar choques violentos.

Muy serio durante su alocución al país, Chávez agradeció a los trabajadores petroleros que se han mantenido en sus puestos y pidió al resto que abandonen el paro para abortar el "sabotaje en la industria". Reconoció que la huelga había afectado el funcionamiento de Pdvsa, al impedir los cambios de turnos y el despacho de crudo tanto para consumo nacional como para la exportación.

El presidente afirmó que el plan "de los golpistas y algunos aliados internos" en la empresa estatal es "la privatización de Pdvsa. Es decir, quitarle el corazón a Venezuela, el corazón económico me refiero". Sin embargo, envió un mensaje de tranquilidad a los clientes nacionales e internacionales, al garantizar la protección de las instalaciones petroleras con el Ejército, a quién dijo, había ordenado "reforzar las instalaciones petroleras y retomar los cargueros parados en el Lago de Maracaibo".