Dinero y Trabajo

Rabat rebasó en octubre el cupo de tomate fijado por la Unión, que tomará medidas

Según confirmaron ayer a EL DÍA fuentes comunitarias, el país africano superó ese mes en 5.000 toneladas las cantidades previstas. El desfase se compensará descontando la cantidad exportada de más en octubre del total autorizado a Marruecos en la presente zafra.

EL DÍA, Bruselas
7/dic/02 15:47 PM
Edición impresa

Marruecos incumplió en octubre el cupo de exportaciones de tomate que le permite la Unión Europea (UE). Según confirmaron ayer a este periódico fuentes comunitarias, el país africano superó ese mes en aproximadamente 5.000 toneladas las cantidades previstas.

No obstante, y según las mismas fuentes, este incumplimiento "no es grave" y se compensará fácilmente descontando la cantidad exportada de más en octubre del total que se permite a Marruecos colocar en el mercado comunitario durante la presente campaña, es decir, entre octubre de 2002 y mayo de 2003, y que asciende a poco más de 168.000 toneladas de tomate.

La reacción de los quince Estados miembros, representados en el Consejo de la UE, ha sido de cierta benevolencia ante el exceso de tomate exportado por Marruecos porque durante ese mes de octubre todavía estaba negociándose el acuerdo por el que se establecía, precisamente, las condiciones de exportación para esta campaña, que al final han sido idénticas a la de la campaña anterior.

Por eso, siempre según fuentes comunitarias, la UE "ha aceptado" ese incumplimiento en octubre "a condición de que el total previsto para la campaña no sea superado". En cualquier caso, lo cierto es que no es la primera vez que Marruecos supera los cupos de exportación de tomate que le permiten los Quince. Durante la campaña 2000 - 2001 el país norteafricano superó con creces los límites máximos previstos, lo que desencadenó una pequeña crisis entre Bruselas y Rabat. La Comisión Europea, ante las protestas de los productores europeos de tomate, entre ellos los canarios, llegó incluso a imponer certificados a Marruecos para controlar la entrada en la Unión de las cantidades de ese producto procedentes del país vecino.