Venezuela

El efecto de la huelga empieza a hacer mella en el sector petrolero

Paralelamente al desabastecimiento de la gasolina en algunos puntos del país, aunque no en la capital, se sumaban a la protesta tripulaciones de otros buques petroleros.

COLPISA, Caracas
7/dic/02 20:33 PM
Edición impresa

Los efectos de los cinco días de paro activo en los que Venezuela ha vivido a media máquina comenzaron a sentirse en la empresa estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa). Paralelamente al desabastecimiento de la gasolina en algunos puntos del país, aunque no en la capital, por el plante de los trabajadores de este vital sector, se sumaban a la protesta tripulaciones de otros buques petroleros del Estado, el quinto exportador mundial de crudo, remolcadores y barcos de armadores privados, y la principal refinería del mundo, que dejó de refinar un millón de barriles.

De lo delicado de la situación habla la cancelación del viaje de Chávez a Brasilia a la cumbre de presidentes del Mercosur. Asegurando que estaba "derrotando al golpismo desestabilizador", se excusó en un mensaje por vídeo. "Ustedes saben que en Venezuela estamos librando una nueva batalla en defensa de nuestra Constitución, la más legítima que el pueblo venezolano ha tenido en su historia", dijo a sus homólogos.

"Fuerza mayor"

El vicepresidente de Pdvsa, Jorge Kamkoff, indicó que este empresa se declaró en "fuerza mayor", una situación por la que se cumplen bajo mínimos las exportaciones para evitar ser sancionado si se falla las entregas a clientes internacionales. "La situación va a generar demoras. Por eso decretamos fuerza mayor en los despachos de productos por los problemas de gas que hemos presentado y por las consecuencias del paro", señaló Kamkoff.

Chávez ordenó el jueves el despliegue militar para proteger las instalaciones y evitar las acciones de los huelguistas para paralizar la industria petrolera, según el jefe del Estado, la punta de lanza en su plan para derrocarlo.

Un millón de barriles menos

El paro de los trabajadores del Centro Refinador Paraguaná, el más grande del mundo, impidió refinar más de un millón de barriles diarios, la tercera parte de la producción total de Venezuela.

Algunos datos señalan que sólo la paralización en la región oriental obligó a suspender el 25% de las exportaciones de crudo y derivados. El mismo presidente de Pdvsa, Alí Rodríguez, sobre cuya renuncia corrieron rumores ayer, confirmó que Venezuela se había visto obligada a rebajar sus niveles de producción.

Además, y a pesar de la advertencia de Chávez, según el opositor diario "El Nacional", 11 de los 13 buques cisternas de Pdvsa, se declararon en desobediencia y su unieron al paro nacional. Están anclados y ni cargan ni descargan combustible. También empleados de tierra de la Marina Mercante del oriente del país anunciaron su acatamiento de la protesta y denunciaron detenciones de varios tripulantes de remolcadores en Anzoátegui y Nueva Esparta. Algunas informaciones son confusas y se dan listas que luego desmienten.