Actualidad

Marcha de dolor en Caracas

Miles de opositores marcharon ayer hasta un cementerio del Este de la capital para acompañar el sepelio de las tres víctimas del atentado del pasado viernes, mientras siete personas continúan detenidas como presuntos implicados.

EFE, Venezuela
9/dic/02 14:09 PM
Edición impresa

Miles de opositores marcharon ayer hasta un cementerio del Este de Caracas para acompañar el sepelio de las tres víctimas del atentado perpetrado en la plaza de Altamira de la capital venezolana, el pasado viernes.

En la denominada "caminata dolor por las víctimas", la mayoría de los manifestantes vistieron alguna prenda negra y casi todos llevaron banderas venezolanas.

La marcha estuvo escoltada por la Policía Metropolitana (PM) y por grupos de personas en motocicleta y en bicicleta que abrieron paso a los miles de caminantes.

Dos mujeres, una de ellas de 17 años, y un hombre de 53 años murieron cuando varios pistoleros, según las primeras versiones policiales, dispararon indiscriminadamente contra los manifestantes opositores reunidos en la plaza de Altamira, que dejaron además 29 heridos.

En la plaza de Altamira permanece desde el 22 de octubre pasado el grupo de militares rebeldes que exige la dimisión del presidente del país, Hugo Chávez, pero en el lugar no se había registrado ningún incidente violento hasta el viernes pasado.

Investigaciones

El presidente venezolano, Hugo Chávez, anunció ayer que su Gobierno ha solicitado la colaboración de la Interpol en las investigaciones sobre el atentado del viernes.

"Se ha pedido la colaboración de varios organismos, incluyendo a la Interpol, porque esto tiene que aclararse cuanto antes", señaló Chávez.

El gobernante criticó duramente a representantes de la oposición y medios de comunicación nacionales que ya le han señalado a él como culpable "cuando ni siquiera habían comenzado las investigaciones".

La confusión y las acusaciones cruzadas entre el oficialismo y la oposición enturbian las averiguaciones en torno a los luctuosos sucesos.

El fiscal general, Isaías Rodríguez, informó públicamente de que el tribunal 45 de Control Penal de la capital se hará cargo del caso de seis de los siete detenidos como presuntos implicados.

El séptimo detenido, un adolescente de 17 años, ha quedado bajo jurisdicción de un tribunal de menores. Sólo uno de los detenidos, el portugués Joao Gouveia, "reconoció su participación en los hechos", añadió el fiscal.

A las dos horas de producirse el atentado, diferentes emisoras comerciales emitieron un vídeo en el que la imagen de la cabeza de Gouveia aparece junto a una persona que identifican como el alcalde del municipio Libertador de la capital, Freddy Bernal, dirigente del partido gubernamental Movimiento V República (MVR).

El vídeo, atribuido a un vídeo aficionado, fue grabado a las 02:17 hora local (06:17 GMT) del 5 de diciembre.

De acuerdo con el fiscal general, "la investigación adelantada intenta determinar si efectivamente (Gouveia) se trata de la misma persona que aparece en el vídeo".

Chávez señaló ayer que las autoridades migratorias del aeropuerto de Caracas tienen registrada la entrada de Gouveia a las 16:30 hora local (20:30 GMT) del 5 de diciembre, unas 14 horas después de lo indicado en la grabación presentada en televisión.

"Esto es sumamente sospechoso", añadió el presidente, al tiempo que anunció la apertura de una investigación sobre la difusión del vídeo "para establecer responsabilidades penales dentro del marco constitucional".

Informaciones de prensa local indicaron hoy que el diputado oficialista Juan Barreto había asegurado que el detenido había acusado a Medina Gómez de ser el enlace entre él y la Agencia Central de Información estadounidense (CIA).