Nacional

La popa del "Prestige" se resquebraja

Mariano Rajoy admitió ayer que en la parte trasera del barco existen tres nuevas grietas. Son ya cinco. Por la proa fluyen, al menos, 300 litros de fuel-oil diarios.

COLPISA, Madrid
10/dic/02 20:39 PM
Edición impresa
COLPISA, Madrid

La catástrofe del "Prestige" ofrece cada día datos más desalentadores. El vicepresidente del Gobierno, ministro de la Presidencia y máximo responsable del "gabinete de crisis", Mariano Rajoy, admitió ayer que en la popa del petrolero existen tres nuevas grietas que se suman a las dos roturas ya detectadas por el batiscafo francés "Nautile" durante el fin de semana.

Cinco averías en la zona menos dañada del petrolero, ya que la proa está mucho más resquebrajada que la popa y por ella fluyen al menos 300 litros de fuel-oil diarios a través de cuatro regueros, según datos del centro francés de investigación contra la contaminación marítima.

Según confirmó Mariano Rajoy, quien compareció ante los periodistas en La Moncloa, el Ejecutivo no descarta ninguna de las hipótesis y está preparado incluso para lo peor.

Nadie se atreve ya a negar que el pésimo estado del buque, hundido a 3.600 metros de profundidad y a unos 250 kilómetros de Finisterre, y la presión del agua terminen por hacer estallar sus tanques y desparramar por el Atlántico las 50.000 toneladas de veneno que se estima aún alberga en su interior.

En superficie

Pese a los nuevos contratiempos, Rajoy aseguró que no se han detectado variaciones reseñables en las manchas aparecidas en la zona del hundimiento, donde se localizaron tres concentraciones de crudo con una superficie superior a unos 400 kilómetros cuadrados.

Al menos por ahora, los vientos soplan desde el sur y el suroeste y son favorables, pero el buque anticontaminación noruego desplegado en la zona del hundimiento sufre serias dificultades para recoger el fuel.

No puede hacerlo al ritmo deseado, según Mariano Rajoy, porque la "mancha no tiene densidad suficiente, pese a su enorme extensión".

Comisión científica

Rajoy dejó constancia de los nuevos daños del "Prestige" en la misma rueda de prensa en la que anunció la apertura de una comisión científica encargada de estudiar cómo puede evolucionar el fuel hundido, cuánto crudo sigue derramándose en alta mar, si se va a solidificar el combustible que permanece en los tanques, en qué periodo de tiempo podría hacerlo y qué medidas preventivas y reparadoras hay que tomar a corto, medio y largo plazo.

Un comité científico de expertos que el Gobierno niega haber dado luz verde con retraso. En opinión de Rajoy, esta comisión no podía nacer hasta que el sumergible "Nautile", encargado de comprobar el estado del buque, terminase sus trabajos y realizase las ocho inmersiones previstas antes de arribar al puerto de Vigo, donde ya descansa.

El Gobierno ha situado al frente de esta comisión científica a Emilio Lora-Tamayo, vicepresidente de investigaciones científicas y técnicas del CSIC.