Santa Cruz de Tenerife

Estrenan CASA

Seis familias de la Cuesta de Piedra ocupan desde ayer sus nuevas viviendas en Ofra. En un ambiente de emoción e intensa alegría llegaron al edificio que albergará a un total de 23 propietarios y cuyo traslado finalizará el próximo día 17.

JOSÉ D. MÉNDEZ, S/C de Tenerife
11/dic/02 20:41 PM
Edición impresa

María Isabel Quintero ha vivido sus casi 30 años en la Cuesta de Piedra, un barrio que lleva "muy dentro". Ayer lo abandonó con la ilusión de quien va a iniciar una etapa diferente. El suyo es un ejemplo, entre emocionado y alegre, inmensamente alegre, de las seis familias que comenzaron el traslado a sus hogares de Ofra, un proceso que seguirá durante estos días y que finalizará el 17 de diciembre, cuando todos los incluidos en la fase inicial estén instalados en sus nuevas casas.

Fue un día de ajetreo en la zona, la trasera del Cuartel de la Guardia Civil. El edificio, inmaculado y de un intenso negro azabache, acogerá a un total de 23 familias, pero las primeras seis llegaban con toda su carga de esperanza.

María Isabel Quintero representa a una de ellas. Tiene marido y dos niños, de nueve y dos años y medio. Los cuatro compartirán un espacio de este edificio en un sector de viviendas con tres habitaciones. María tiene una sensación de "alegría, todavía estoy como flipando. Espero que aquí pueda disfrutar junto a los míos. Mi deseo es llevarme bien con todos los vecinos, a los que conozco y algunos, además, son familia (se ha dado la opción de que familiares o conocidos compartan las plantas para facilitar la convivencia). La casa es estupenda, ventilada y luminosa. Ahora, lo que todos queremos es trabajar rápido y estar instalados antes de las fiestas. Nos ilusiona celebrar la Nochebuena en nuestra nueva casa". María tene un recuerdo para Cuesta de Piedra: "Mi casa, en un sótano, ya no estaba en condiciones y la humedad nos mataba, pero tengo al resto de mi gente allí y siempre será mi barrio".

Estas familias han tenido dos días para efectuar el traslado de sus enseres. Luego entregan sus llaves, se les dan las nuevas y las viejas casas se tapian. El edificio tiene cuatro plantas, con cuatro viviendas en cada una, dos a cada lado de un amplio pasillo. Las dimensiones oscilan en un baremo legal que va de los 70 a los 90 metros cuadrados. Cuenta con ascensor que ayer, por cierto, no estaba todavía conectado.

El próximo capítulo de la reposición llegará en enero con la demolición del colegio y el inicio de la construcción de la casa para 72 familias que han decidido quedarse en el barrio de Cuesta de Piedra.