Tenerife
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Pedro Martín será el candidato del PSOE al Cabildo de Tenerife leer

El acceso a ciertas zonas del Parque Nacional del Teide queda restringido a partir de hoy

El Plan Rector de Uso y Gestión de este recinto establece zonas de reserva dedicadas exclusivamente a fines científicos o de gestión. El resto, con las lógicas limitaciones, seguirá siendo de libre acceso, pese a las especulaciones de que se cobraría a los vehículos por circular.

EL DÍA, S/C de Tenerife
12/dic/02 12:10 PM
Edición impresa

El Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Nacional del Teide, en el que se detallan las normas generales de ordenación del principal espacio natural de la Isla, entrará hoy en vigor, según informó ayer la Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente del Gobierno de Canarias.

Su entrada en vigor consolidará una zonificación del parque que establece una "zona de reserva" donde está vetado el acceso a todo aquel que no disponga de un permiso especial para usarla con fines científicos o de gestión.

Asimismo, el PRUG establece otras tres demarcaciones reservadas. Una de ellas será de uso restringido a los peatones; otra, denominada "de uso moderado", se destina a fines educativos; y, por último, se reservan algunos espacios al uso exclusivo de los responsables del buen funcionamiento del Parque Nacional de Las Cañadas.

El documento fue aprobado el pasado 24 de octubre por el Consejo de Gobierno, una vez que la Comisión Mixta de Gestión de los Parques Nacionales de Canarias cumpliera con la labor de ajustarlo a la política de parques nacionales establecida por el Gobierno Central.

El Parque Nacional del Teide fue creado en 1954 con el objetivo de proteger la integridad de su fauna, flora, vegetación, aguas, atmósfera y valores arqueológicos, así como su interés científico, educativo, cultural, recreativo, turístico y socioeconómico.

Sin embargo, han tenido que pasar nada menos que 28 meses para que el Gobierno aprobara un documento al que la Comisión Mixta de Parques Nacionales había dado su beneplácito en esa lejana fecha.

El Ejecutivo regional confía en que la entrada en vigor del Plan ayude a proteger el paisaje, la fauna, la flora y la vegetación autóctonas; proporcionar estabilidad y diversidad ecológica; facilitar la investigación científica y el estudio de los recursos; vigilar y prevenir las erupciones volcánicas, y promover el disfrute del parque de forma compatible con su conservación, según el comunicado difundido por la Consejería de Medio Ambiente.