Actualidad

Dos horas de alerta máxima

Por primera vez en el Archipiélago, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad de Canarias se vio obligado a declarar la situación de Máxima Alerta en el área metropolitana, entre las 01:11 y las 03:13 horas de ayer. La localización de la borrasca, sobre la cordillera de Anaga, recordó una situación similar a la de los sucesos del pasado 31 de marzo.

EL DÍA, S/C de Tenerife
14/dic/02 14:09 PM
Edición impresa

Los municipios de Santa Cruz y La Laguna volvieron a vivir en la madrugada de ayer una situación similar a la ocurrida el pasado 31 de marzo.

Cuando el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del Gobierno de Canarias decidió declarar, por primera vez en el Archipiélago, la situación de alerta máxima en base a la predicción recibida por el Instituto Nacional de Meteorología (INM), los tristes recuerdos de la riada se reprodujeron en la memoria de los tinerfeños.

A las 01:11 horas de ayer, y hasta las 03:13, la Dirección General de Seguridad y Emergencias (DGSE) dio este paso tras conocer el pronóstico del INM, donde se informaba de una posible línea de convergencia de la borrasca al Sur de la cordillera de Anaga, con una orientación Este-Oeste.

Justamente en ese punto, en el Oeste, existía una inestabilidad estimada hacia el mar, apreciándose la formación de un área tormentosa en el área metropolitana.

Tales fenómenos dejaron en la Isla una innumerable cantidad de incidencias, hasta tal punto que el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad 1-1-2 recibió la llamada de 1.923 solicitantes pidiendo asistencia, sobre todo en el transcurso de las dos horas durante las cuales estuvo activada la situación de alerta máxima.

Los incidentes más importantes que se registraron en el área de Santa Cruz y La Laguna estuvieron lozalizados en diferentes zonas de Anaga (Chamorga, Taganana, Afur, El Batán), así como en la Mesa Mota, donde hubo que desalojar una residencia geriátrica, o Las Gavias y Los Baldíos, con episodios de corrimiento de tierras e inundaciones de viviendas y locales.

Otra prueba de la virulencia del temporal fue el desalojo de trece ancianos ingresados en una residencia geriátrica ubicada en la zona de la Mesa Mota (La Laguna), desalojados en la tarde de ayer.

Ante las condiciones en que se encontraba el inmueble, la Viceconsejería de Asuntos Sociales solicitó la colaboración del Servicio de Urgencias Canario para reubicar a estas personas en el Hogar Santa Rita II, en Puerto de la Cruz.