Dinero y Trabajo

Las Cámaras hacen un llamamiento a las empresas de sus demarcaciones para colaborar con Galicia


14/dic/02 15:47 PM
Edición impresa
Las Cámaras de Comercio han comenzado una campaña para pedir a las empresas de sus demarcaciones que colaboren cediendo material o mediante aportaciones económicas en la lucha contra la marea negra en Galicia. Hasta el momento, al menos un centenar de empresas de distintas Comunidades Autónomas han respondido a la petición de las Cámaras. En la Comunidad de Madrid, una empresa ha enviado a la costa gallega varios miles de sacos para hacer barreras de contención. En la Comunidad Valenciana, otra empresa ha enviado cubos de plástico, así como una de Castilla-La Mancha, que ha cedido palas para facilitar las labores de limpieza del fuel. Desde León ya se han enviado, asimismo, 400 colchones, mientras que desde Andalucía y Murcia también se han cedido diversos productos plásticos por parte de empresas que se dedican a su fabricación.
El Comité Ejecutivo de las Cámaras españolas está estudiando medidas adicionales que puedan ayudar a la recuperación económica en la zona, principalmente para aquellas empresas cuya principal fuente de actividad está en la costa.
La iniciativa parte de la Cámara de Vilagarcía de Arousa, en representación de las nueve Cámaras gallegas, en un intento de implicar a todas las empresas españolas en la lucha contra el desastre ecológico. La institución solicita, urgentemente, guantes, recipientes de plástico, mascarillas con filtro, gafas protectoras, botas, trajes, palas, rastrillos y cubos, entre otros elementos. Por otra parte, las Cámaras gallegas mantendrán una reunión el próximo lunes para el estudio de medidas conjuntas que palien, en lo posible, los efectos económicos que está produciendo el siniestro del "Prestige" en las empresas gallegas.
Asimismo, las Cámaras gallegas han solicitado a la Consellería de Industria y Comercio y al delegado del Gobierno en Galicia reducciones fiscales y bonificaciones en las cuotas a la Seguridad Social para las empresas más afectadas por el desastre ecológico, las que, en muchos casos, están teniendo ya dificultades para hacer frente a las mismas.