Hora última
INVESTIGACIÓN

Una tesis revela que Tenerife exportó nieve en los siglos XVIII y XIX


EFE, Las Palmas
14/dic/02 20:47 PM
Edición impresa

La venta de nieve como elemento refrigerante y alivio de enfermedades fue un negocio económicamente rentable entre los siglos XVIII y XIX para Tenerife, que llegó a exportarla a otras islas, según recuerda una tesis doctoral leída ayer en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

La utilización de la nieve, que se acumulaba en las cumbres dentro de cuevas construidas a tal fin, fue de hecho una práctica común durante esos siglos tanto en Tenerife como en Gran Canaria y La Palma, si bien en las dos últimas islas este recurso se explotó "más como un servicio que prestaba la Iglesia a sus prebendados y al común que como un negocio", relata la tesis.

Un estudio elaborado por el economista y profesor de la Universidad grancanaria Salvador Miranda, que subraya que "la recolección, el transporte y la venta de la nieve supuso una verdadera industria que dio ocupación ocasional a muchos trabajadores", tanto en Tenerife como en Gran Canaria.

Arafo y La Orotava

Los actuales municipios de San Mateo (Gran Canaria), Arafo y La Orotava (Tenerife) fueron las zonas donde se centró su actividad, que "tuvo su ocaso a finales del siglo XIX, con la instalación de las primeras fábricas de hielo en torno a los puertos de La Luz y Santa Cruz de Tenerife", precisó.

El profesor expuso estos datos al defender ante un Tribunal presidido por el Rector de la Universidad su tesis doctoral en Historia, que tituló "La explotación de la nieve en Canarias" y elaboró bajo la dirección de Santiago de Luxán.

Miranda decidió el tema de su tesis después de localizar y rehabilitar inicialmente el llamado "Pozo de nieve de los Canónigos" de Gran Canaria en 1998, una tarea cuyos resultados le animó a ampliar sus investigaciones a toda Canarias en los cuatro años siguiente.

Esa nueva labor le permitió descubrir la localización exacta de dos pozos de nieve más en Gran Canaria y documentar la existencia de otros diecinueve pozos de nieve en Tenerife y uno en la isla de La Palma.

INVESTIGACIÓN