Internacional

La UE cierra la ampliación más grande con la que unifica el Viejo Continente

"El día de hoy supone un hito histórico y sin precedentes" que pone de manifiesto, según los líderes europeos, "la determinación común de los pueblos de reunirse en una Unión convertida en la fuerza impulsora de la paz, la democracia, la estabilidad y la prosperidad en nuestro continente".

EFE, Copenhague
14/dic/02 20:47 PM
Edición impresa

La Unión Europea hizo realidad ayer la ampliación más grande de su historia al concluir con éxito las negociaciones de adhesión con diez países de Europa central y oriental y del sur del Mediterráneo.

"El día de hoy supone un hito histórico y sin precedentes" que pone de manifiesto, según declararon los líderes europeos, "la determinación común de los pueblos de Europa de reunirse en una Unión convertida en la fuerza impulsora de la paz, la democracia, la estabilidad y la prosperidad en nuestro continente".

El Consejo Europeo de Copenhague no defraudó las expectativas, y casi sin retraso, el primer ministro danés, Anders Fogh Rasmussen, anunció a sus colegas que los candidatos más resistentes habían aceptado la última oferta financiera.

"Hoy hemos decidido crear una gran Europa. La nueva Europa acaba de nacer", dijo Rasmussen poco después ante la impresionante "foto de familia" de todos los jefes de estado o gobierno.

El 1 de mayo de 2004 ingresarán en la Unión Europea la República Checa, Hungría, Polonia, Eslovaquia, las tres repúblicas bálticas - Lituania, Letonia y Estonia - , la república ex yugoslava de Eslovenia y las pequeñas islas-estado mediterráneas de Chipre y Malta.

Bulgaria y Rumanía seguirán negociando con la mirada puesta en 2007 como meta para la adhesión.

Turquía, por el contrario, el único país musulmán aspirante a ingresar en la Unión, tendrá que esperar hasta diciembre de 2004 para saber si la UE (los Veinticinco socios entonces) considerará cumplidas las condiciones democráticas para su adhesión.

Renta per cápita

Todos los futuros miembros son estados con una renta per cápita sensiblemente inferior a la media de los Quince: desde el 31% de Letonia al 78% de Chipre.

El país más importante de todos por su extensión y población, Polonia, apenas supera el 40% de la renta media comunitaria, doce años después de la caída del comunismo.

Los Quince destinarán 22.847 millones de euros entre 2004 y 2006 al desarrollo de las regiones más pobres en los diez futuros miembros y a colmar el enorme déficit de infraestructuras que sufren.

El paquete presupuestario finalmente acordado en Copenhague, por valor del 40.800 millones de euros, incluye partidas adicionales específicas para reforzar la seguridad nuclear, fortalecer las instituciones y mejorar los controles fronterizos en los países miembros.

En la capital de Dinamarca, la delegación polaca no pudo mantener por mucho tiempo sus exigencias después de que el canciller alemán, Gerhard Schroeder, anunciara una "mejora" de la oferta destinada a Varsovia y, en menor medida, al resto de los candidatos.