Venezuela
JULIÁN A. HERNÁNDEZ

Bloque de prensa de Canarias, SOS


14/dic/02 20:48 PM
Edición impresa
¿SE PUEDE PERMANECER tan insensible ante los acontecimientos en Venezuela?

Me impele a su publicación de este escrito la dolorosa experiencia que hemos tenido que sufrir los canarios que hemos hecho de la canariedad un credo.

Los canarios de Venezuela no nos merecemos el trato oportunista e interesado del momento, como ha sucedido consetudinariamente, (catástrofes, secuestros, elecciones, desde autonómicas a municipales, incluyendo las generales españolas). La solidaridad es un sentimiento que se trata como cuando se ha de mitigar la sed. Al sediento no le des el agua antes de tener la sed ni tampoco después, dásela en el momento en que la sed la agobia.

Me atrevo a sacar a colación situaciones de nuestras autoridades canarias, con su proverbial despiste de la realidad venezolana, pues su visión la centran en lo que ellos contactan en los centros sociales canarios, de los cuales tenemos 50 regados por toda la República. Además se produce el agravante de que la relación con los canarios residenciados en el país no pasa del 3 al 4 por ciento, que son los que han podido llegar a poder hacer vida social, habiendo creado para ello esos clubes, que son un patrimonio de la colonia canaria, con un valor de muchos millones de dólares.

Estos contactos llenan políticamente sus expectativas, pues asentando sus zonas de influencia en esa pequeña parte de la colectividad canaria, de la cual esperan un montante de votos de entre 1.500 a 2.000. Este volumen es lo suficientemente importante como para permitirles conservar sus poltronas por cuatro años más. Los que dedicamos nuestro tiempo, dinero y desvelos por hacer conocer las realidades de una colectividad más aún, de un circuito electoral de Canarias sin territorio propio, que, como es lógico nos sometemos a la dictadura que el espacio de publicación nos impone. Vemos con impotencia cómo su publicación es demorada o no publicada, por lo que la vigencia del tema se diluye. No quiero decir que sea una obligación su publicación, pero que se publiquen sobre Venezuela verdaderas "chorradas", como diría mi amigo Pancho Ayala, y no se tenga vigente la memoria histórica de las consecuencias que le acarrearon a los canarios de Cuba la insensibilidad de las autoridades españolas y de la prensa del momento, que lo que destacaron fue la hombrada del embajador Lojendio, con la célebre bofetada ante las cámaras de CMQ de La Habana, a Fidel Castro. El Régimen del momento no nos defendió y hoy muchísimos paisanos viven sus últimos días con un mínimo de dignidad, en las casas de la tercera edad en España, pues la "revolución" les robó sus vidas. Espero que hoy ustedes nos ayuden a que esto no nos suceda.

Han salido desde esta orilla a la palestra, por la canariedad, plumas como las del Dr. Juan Gutiérrez y Reyes Álamo. Éste periodista de gran trayectoria en el periodismo venezolano. Un fiel ejemplo de la juventud canaria de Venezuela, al que le costó más de un año de residencia en Canarias que su experiencia pudiera ser plasmada en los periódicos del Archipiélago. La realidad del objetivo de este escrito es despertar la sensibilidad del gremio periodístico de mi tierra. La reacción heróica ante el 23-F es la página de gloria del periodismo mundial. Señores, los periodistas venezolanos, un porcentaje grande de ellos, son nuestros hijos y nietos; están dando un ejemplo de dignidad y heroísmo al cual hay que ayudar y acompañar manifestándole solidaridad de los de su origen. ¿Cuándo van asumir definitivamente que realmente somos un apéndice de Canarias?, que realmente somos la Octava Isla, que somos la reserva para el futuro del espacio vital de Canarias siempre necesitará, pues las Islas no crecen.
¿Qué cuesta una manifestación de solidaridad del bloque de prensa de Canarias hacia este pueblo y en especial hacia los colegas periodistas, (Premio Rey de España de Periodismo 2002) que se le están jugando, así, literalmente jugando?
JULIÁN A. HERNÁNDEZ