Cultura y Espectáculos

La Graciosa podría haber sido visitada por el hombre hace más de 2.500 años

Un hallazgo con restos de huesos de ovicápridos, moluscos terrestres y lo que podría ser cerámica han sido localizados durante las excavaciones realizadas en un yacimiento paleontológico de la citada Isla por especialistas del Museo de Ciencias Naturales de Tenerife.

RAÚL GORROÑO, S/C de Tenerife
15/dic/02 20:05 PM
Edición impresa

El Museo de Ciencias Naturales de Tenerife, dependiente del Organismo Autónomo de Museos y Centros del Cabildo (OAMC), ha realizado un importante hallazgo en las excavaciones que desarrolla en un yacimiento paleontológico de La Graciosa.

Según fuentes del OAMC, por primera vez en Canarias se han encontrado, en un yacimiento marino de este tipo, "incluidos y totalmente consolidados, huesos, moluscos terrestres y, lo más importante, lo que parecen ser restos cerámicos. Este hallazgo permitiría avanzar en la hipótesis de estar ante el testimonio más antiguo sobre la presencia humana en Canarias".

Este descubrimiento está englobado en la última campaña del proyecto Macaronesia 2000 que se ha desarrollado en el Archipiélago de Chinijo, y que ha tenido como base La Graciosa. En dicha Isla, y dentro de las investigaciones sobre los niveles marinos del Cuaternario que se realizan desde hace 25 años, el doctor Francisco García - Talavera descubrió un yacimiento paleontológico de gran interés, tanto por la fauna malacológica que alberga como por la presencia en él de restos arqueológicos.

Las primeras estimaciones sobre la antigüedad del yacimiento, al compararlo con otros similares de Lanzarote y Fuerteventura, y a falta de las dataciones absolutas de Carbono 14 que se están realizando en Estados Unidos, apuntan hacia una fecha probable que oscila entre los 2.500 y 3.000 años.

Los datos obtenidos tras la primera excavación, autorizada por la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias, sobre la asociación de cerámica, huesos y moluscos, permitirían avanzar la hipótesis de que "estamos ante el testimonio fehaciente y datable más antiguo sobre la presencia humana en Canarias y que representaría un paso importantísimo para el conocimiento de la Historia y poblamiento de nuestras Islas y de las navegaciones y colonización del Noroeste africano en el primer milenio antes de Cristo".

Una vez finalizadas las investigaciones y de confirmarse la entidad del yacimiento, se propondría a la Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias la realización de los trámites necesarios para que sea declarado Bien de Interés Cultural (BIC) y sea protegido.