Internacional

George Bush amplía a la CIA la "licencia para matar" a presuntos terroristas

La agencia podrá actuar sin permiso sobre una lista de personas elaborada por la Casa Blanca. Además, EE UU dará respuesta a la declaración de armas de destrucción masiva de Irak.

AGENCIAS, Washington/Bagdad
16/dic/02 20:51 PM
Edición impresa

La Casa Blanca ha preparado una lista con líderes terroristas que la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés) tiene autorización para matar sin necesidad de obtener un permiso expreso, informó ayer el diario The New York Times, citando a altos funcionarios militares y de Inteligencia.

El presidente estadounidense, George W.Bush, dio por escrito a la CIA la autorización para perseguir y matar a esos presuntos terroristas sin necesidad de obtener un permiso expreso cada vez que esté a punto de lanzarse una operación, explica el diario.

Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Bush dio a la CIA una autorización presidencial para capturar o matar a los jefes de Al Qaeda.

Esta lista, secreta hasta el momento, incluye al jefe de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden, y a su lugarteniente, Aymane al Zawajri, así como a otros dirigentes de grupos vinculados o afiliados a Al Qaeda, según las fuentes citadas.

Los nombres de alrededor de una docena de líderes terroristas representan "lo peor de lo peor" de los terroristas en el mundo, dijo un funcionario al diario.

Respuesta a Irak

Por otra parte, la Casa Blanca prepara para esta semana su respuesta a la declaración de armas de destrucción masiva enviada por Irak al Consejo de Seguridad de la ONU, que podría conocerse en un discurso del presidente de EEUU, George W. Bush.

Fuentes oficiales estadounidenses informaron en los últimos días de que el análisis de las casi 12.000 páginas del informe entregado por Bagdad el pasado día 7 no ha terminado y que, por lo tanto, la reacción oficial se retrasará hasta tener todos los datos.

El documento está en manos de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad -China, Francia, EEUU, Rusia y el Reino Unido- desde la semana pasada, y se entregará también en las próximas horas a los otros diez miembros no permanentes del Consejo.

El jueves está previsto que el Consejo escuche las primeras impresiones del jefe del equipo de inspectores, Hans Blix, sobre la declaración del régimen de Sadam Husein, tras lo cual Washington expresará su opinión sobre el contenido de la misma.

De momento, la administración estadounidense ha evitado pronunciarse de manera clara sobre el informe, aunque ha dejado claro su escepticismo acerca de la voluntad del Gobierno iraquí de reflejar de manera fiel la situación actual de sus arsenales.

Bagdad reiteró tras entregar el documento que no posee armas de destrucción masiva, lo que fue inmediatamente puesto en duda por el Gobierno de EEUU, que reiteró que tiene constancia de todo lo contrario, pero volvió a declinar hacer públicas las pruebas. "Sabemos que Irak tiene armas de destrucción masiva y programas para fabricar más", manifestó el viernes el portavoz del Departamento de Estado, Richard Boucher, quien señaló que "lo que no está en el documento puede ser tan importante como lo que está".