Vivir
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Australia-China, primer cruce de cuartos de final leer

Barcos de cinco países de la UE controlarán las aguas canarias

El ministro Ángel Acebes, en respuesta al senador Victoriano Ríos, informó ayer de que, a partir de febrero, las embarcaciones controlarán los flujos migratorios frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura.

EFE, Las Palmas
19/dic/02 20:59 PM
Edición impresa

Seis embarcaciones de cinco países de la Unión Europea participarán en el proyecto Ulises Atlántico, cuyo objetivo es el control de las fronteras marítimas de Canarias, informó una nota del Grupo Parlamentario de CC.

Así lo afirmó el ministro del Interior, Ángel Acebes, en respuesta a una pregunta del senador canario Victorianos Ríos, en la sesión de control al Gobierno celebrada ayer en la Cámara Alta.

El ministro precisó que las embarcaciones realizarán labores de control de los flujos migratorios irregulares a partir de febrero frente a las costas de Lanzarote y Fuerteventura antes de la mediana marítima con Marruecos.

El representante del Gobierno estatal subrayó que el programa Ulises "se trata de un proyecto piloto en el que la UE tiene depositadas muchas esperanzas".

En el programa participarán Italia, Francia, Portugal y el Reino Unido, además de España, con la aportación de embarcaciones y tripulaciones policiales.

La coordinación la realizará la Dirección General de la Guardia Civil, para lo que ha diseñado y puesto en marcha un centro de control.

En este proyecto se contará con dos embarcaciones de la Guardia Civil, una del Servicio de Inmigración británico, otra del Servicio de Costas portugués, una del francés y otra de la Guardia de Finanzas de Italia, detalla.

El senador canario destacó durante la sesión que la puesta en marcha de proyectos de estas características en Canarias, como frontera sur de la UE y como vía de entrada de flujos migratorios, es "imprescindible".

Ríos expuso que "la inmigración irregular es un problema que afecta especialmente a las Islas, que sufren la llegada incesante de pateras, incluso cuando las condiciones atmosféricas y climatológicas son contrarias, lo que significa que los inmigrantes están dispuestos a perder la vida".