Vivir

La UE establecerá el sellado obligatorio de pasaportes para los no europeos

Los ministros de Interior y Justicia de la UE, reunidos ayer en Bruselas, pidieron a la Comisión Europea que en el primer semestre de 2003 presente esta propuesta con el fin de mejorar el control de la entrada de ilegales por las fronteras exteriores de la Unión.

EFE, Bruselas/Madrid
20/dic/02 21:02 PM
Edición impresa

Los ministros de Interior y Justicia de la UE pidieron ayer a la Comisión Europea que presente en el primer semestre de 2003 una propuesta para imponer el sellado obligatorio de pasaporte en los Estados miembros a fin de mejorar el control de la entrada de ilegales por las fronteras exteriores de la Unión.

Los Quince aprobaron unas conclusiones de la Presidencia sobre "controles en las fronteras exteriores de la UE y combate de la inmigración ilegal" que recoge una propuesta francesa relativa a la necesidad de establecer un sellado obligatorio de pasaportes en todos los países de la UE con el fin de efectuar los adecuados controles de fronteras.

Esta medida contempla la presunción de que todo ciudadano no europeo que no tenga sello en su pasaporte es ilegal, a no ser que demuestre que por un error no se le ha sellado ese documento.

Esta declaración formal compromete a la Comisión Europea a que estudie las condiciones en las que se aplicará esta medida y se le pide presentar bajo presidencia griega (primer semestre de 2003) una propuesta, según explicó el delegado del Gobierno español para Extranjería e Inmigración, Ignacio González.

Explicó que la futura imposición de esta medida "no creará problemas a España ya que cumple con la obligación Schengen de sellar el pasaporte y creemos que es una medida absolutamente indispensable para hacer un adecuado control de fronteras".

"Creemos que sólo con un sellado de pasaportes podemos controlar adecuadamente cuándo se han producido las entradas, cuánto tiempo permanece una persona dentro del espacio europeo y cómo se computa esto a los efectos de aplicar las distintas normativas relativas a estancias legales y movilidad", indicó González.

El delegado español para Extranjería e Inmigración indicó que los países que más problemas tienen en la práctica de esta medida sobre todo en las fronteras por carretera, como Alemania (que tiene frontera exterior con Polonia), "son los que más expresamente han expresado su deseo de poner el sellado de pasaportes".

Señaló que "la única observación que hizo Suecia y que la Comisión deberá tener en cuenta a la hora de proponer la aplicación de esta obligación es la relativa a contemplar las situaciones en las que pudiendo producirse algún error no se penalice a una persona que por causas ajenas a su voluntad no ha tenido un sellado por algún error y se le pueda perjudicar obligándole en exclusiva a la carga de la prueba de que está en situación ilegal".

Primeras quejas

Tras conocer la decisión, la asociación de inmigrantes ecuatorianos en España "Rumiñahui" "ha lamentado" y manifestado su "rechazo".

"Hacemos pública nuestro rechazo en la medida en que consideramos que no se ajusta a la realidad que estamos viviendo y en que pasa por alto los vínculos históricos que nos unen especialmente con España", dijo a "Efe" la presidenta de Rumiñahui, Dora Aguirre, quien consideró además que se trata de un nuevo "parche" para paliar "los fallos" de la política migratoria española.