Canarias

La Ley de Biodiversidad gravará la explotación de los recursos naturales

La normativa, que aprobó ayer el Ejecutivo autónomo, prevé vía reglamento la aplicación de una tasa para el uso lucrativo de las especies endémicas, así como de los espacios protegidos. Se creará un banco de datos con todos los recursos genéticos del Archipiélago.

CARLOS VEGA, S/C de Tenerife
21/dic/02 16:31 PM
Edición impresa

El Consejo de Gobierno aprobó ayer el proyecto de Ley de Biodiversidad de Canarias, en el que se fijan concesiones para la explotación de los recursos naturales propios de las Islas, así como mecanismos estrictos de control de la especies foráneas.

El director general de Política Ambiental del Gobierno autónomo, Juan Carlos Moreno, informó a EL DÍA de que se pretende desarrollar un reglamento para aplicar una tasa por el uso lucrativo de los espacios y las especies protegidas, cuyos ingresos irán a parar a la Comunidad Autónoma.

La recaudación se destinará, añadió, al fondo regional de gestión, que se utiliza, principalmente, para compensar económicamente a los ayuntamientos con espacios naturales dentro de sus municipios.

La Ley de Biodiversidad de Canarias, que será la primera que se apruebe de esas características en el Estado español, prevé fijar controles, mediante concesiones, de los usos comerciales de las especies endémicas, de las que existen en el Archipiélago en torno a unas 2.600.

Moreno denunció el uso de incestos (abejorros, principalmente) para la polinización o de otras especies endémicas como principios activos en farmacia.

Agregó que a partir de la Cumbre de Río, en 1992, se estableció que las especies son un patrimonio universal, salvo las endémicas que son propias de una región. Ésta es la filosofía a partir de la que se gravará a "las empresas que llegan a Canarias con el objetivo de enriquecerse a costa del uso de especies para elaborar medicamentos", afirmó el director general de Política Ambiental.

La normativa también aplicará las concesiones para las empresas que explotan los espacios naturales como una atracción turística. En este caso las tasas se aplicarán sobre los beneficios obtenidos por los servicios prestados en excursiones, rutas y senderos guiados, entre otros.

El sistema de concesiones supondrá también una forma de controlar a las empresas y de mantener un mayor nivel de protección de los recursos, explicó Juan Carlos Moreno.

Otro cometido de la Ley de Biodiversidad es establecer distintos niveles de protección de las razas y cultivos autóctonos, de los recursos energéticos y de los hábitats naturales, así como la clasificación en categorías determinadas.

Amenaza foránea

Un capítulo de la Ley de Biodiversidad se destina a regular la entrada de especies foráneas, ante el riesgo que suponen para los endemismos canarios y la agricultura en las Islas.

Juan Carlos Moreno indicó que se deben extremar los controles para evitar la entrada ilegal de especies exóticas que tienen efectos devastadores sobre la diversidad biológica del Archipiélago y los cultivos autóctonos.

Canarias dispondrá, además, de un banco de biodiversidad donde se registrarán los recursos genéticos tanto marinos como terrestres y permitirá conocer el número exacto de especies y su distribución en cuadrículas de 500 metros cuadrados.