Internacional
LO ÚLTIMO:
foto del aviso
Los Mossos retiran la acampada independentista de la plaza de Sant Jaume leer

Kosovo desde la base

Por espacio de una semana, entre los días 4 y 11 de diciembre, EL DÍA se ha acercado a la experiencia vital de cuarenta militares del Batallón de Ingenieros XV de La Cuesta, en un territorio donde la simple elección de la grafía o la pronunciación de un topónimo constituye la frontera entre dos mundos que comparten un territorio común.

ALEJANDRA DELGADO,
22/dic/02 21:05 PM
Edición impresa

Enviada especial a Kosovo

Una sección de zapadores compuesta por tres pelotones, un equipo de reconocimiento y otro de Técnicos en Desactivación de Explosivos (Tedax) del Batallón de Ingenieros XV de La Cuesta, en Tenerife, forman parte desde septiembre de 2002 del contingente español desplegado en Kosovo e integrado en la octava agrupación española en la zona.

El contingente, distribuido en cuatro acuartelamientos bajo mando de la Brigada Multinacional Sudoeste de la KFOR (fuerza multinacional desplegada en esta antigua provincia serbia), está compuesto por más de 800 militares profesionales que este mes estrenan la nueva base "España", a pocos kilómetros de la antigua, una serrería situada en la municipalidad de Istok, al pie del macizo montañoso Mokra Gora.

Militares bajo mando francés al Norte, británico al Este, estadounidense al Sureste y alemán e italiano al Suroeste conforman las Brigadas Multinacionales desplegadas en un territorio comparable al de la Comunidad Autónoma de Madrid. Efectivos de los ejércitos austriaco, polaco, argentino, turco y ruso - con zonas bajo su mando y el dominio del aeropuerto de la capital, Pristina - respaldan la misión de administración interina de la ONU en Kosovo (UNMIK).

Toque de diana

Para la mayoría de los treinta y seis ingenieros militares la jornada laboral comienza a las 06:30 horas con el toque de diana en el destacamento italiano situado a las afueras de Dakovica, una ciudad de mayoría albanesa desde donde se desplazan en los Vehículos de Combate de los Zapadores (VCZ) a cualquier emplazamiento situado en el área bajo responsabilidad de la Task Force "Tizona".

Al anochecer - 16:30 horas en invierno - la unidad se repliega, "hay que regresar con cuidado porque se hace dificultoso circular por las carreteras, sobre todo por el volumen de vehículos", explica el teniente Jonás Coello Marrero. Una hora más tarde los mandos preparan la siguiente jornada de trabajo que concluye a las 20:00 horas, y así sucesivamente hasta que el permiso de quince días en España o de seis días en Grecia rompe la rutina de los seis meses de misión.

Bajo mandato de la Organización de Naciones Unidas (ONU) y avalada por la Resolución 1.244 del Consejo de Seguridad, la KFOR vela por el cumplimiento del acuerdo de paz, proporciona seguridad a las minorías que conforman este mosaico étnico protagonista del último conflicto bélico europeo, promueve la desmilitarización de la guerrilla albano-kosovar UCK y apoya el reasentamiento de las minorías étnicas desplazadas - serbia y gitana - .

Valle de Osojane

La sección de zapadores completa la unidad de ingenieros compuesta por otras dos secciones - Plana y Apoyo - procedentes de Salamanca, que ha desarrollado labores de apoyo a instalaciones militares y civiles del Área de Responsabilidad de la Agrupación Aragón, como el hormigonado de zapatas para las torres de tenido eléctrico en los reasentamientos de unos 300 desplazados serbios procedentes principalmente de Montenegro del Valle de Osojane.

Incluida en el objetivo de la KFOR de proporcionar seguridad a la población civil, la sección de zapadores colaboró en el despliegue del grupo táctico Task Force Astro durante las segundas elecciones municipales desde el inicio del protectorado de la ONU, celebradas a finales de octubre, en colaboración con la Policía Internacional de la Misión de Naciones Unidas en Kosovo UNMIK.