Tenerife
RICARDO MELCHIOR NAVARRO PRESIDENTE DEL CABILDO INSULAR DE TENERIFE

"Debimos ser tajantes contra el tendido"

El presidente de la Corporación Insular no se arrepiente de haber asistido a la manifestación contra la línea eléctrica de Vilaflor. Sin embargo, reconoce que, pese a no tener competencias directas en la materia, el Cabildo no debió limitarse a pedir la paralización temporal del proyecto.

PEDRO ALEMANY, S/C de Tenerife
22/dic/02 12:11 PM
Edición impresa

Asegura que ni siquiera los que le increparon en la manifestación contra el tendido eléctrico de Vilaflor, de la que tuvo que salir escoltado por la Policía Nacional en medio de insultos, le han hecho perder una pizca de la ilusión con la que hace casi cuatro años se hizo cargo de la Presidencia del Cabildo de Tenerife. Quizá por ello, y aunque no lo diga abiertamente, parezca convencido de que su partido volverá a confiar en él para repetir candidatura en las elecciones de mayo. Digan lo que digan las urnas a partir de entonces, Ricardo Melchior dejará la política activa en el año 2007.

- Mucha gente sigue preguntándose por qué fue usted a esa manifestación. ¿Se arrepiente o volvería a hacerlo si se repitiera mañana?

- Sé que para muchas personas es difícil entenderlo, pero volvería a ir. Pero no por chulería o como gesto de desafío, según han dicho algunos. Sigo creyendo que debía estar ahí porque estoy convencido de que el Cabildo ha venido cumpliendo lo que defendía el manifiesto. Quizá debimos ser más tajantes con algo que, como ha quedado absolutamente demostrado, no era competencia nuestra, y no habernos limitado a solicitar al Gobierno de Canarias que paralizase todas las actuaciones hasta que se celebrara el foro internacional.

- ¿En qué falló entonces el Cabildo?

- Repito que ése fue el fallo. Tal vez no fuimos lo suficientemente tajantes en el rechazo al tendido eléctrico. Creo sinceramente que el Cabildo era la única corporación que cumplía con el resto del manifiesto. Y si lo cumplimos, es porque estamos convencidos de que eso es lo que la inmensa mayoría de la población quiere para nuestra tierra. Por eso, el propio alcalde de Vilaflor agradeció nuestra presencia. Si Fumero creyera que estábamos en contra de lo que decía el manifiesto, en lugar de darnos las gracias, nos hubiera tomado por caraduras. Otras personas, en cambio, han hecho todo lo contrario a lo que dice el manifiesto y estaban allí. Lo que pasa es que a ellos no les pusieron la noche anterior un cartel de "se busca".

El impacto del desarrollo

- El movimiento ecologista ya anuncia que la construcción del puerto de Granadilla y la segunda pista del Reina Sofía generarán luchas parecidas a aquella. Más "papas calientes" para las administraciones, ¿no le parece?

- No cabe duda de que los proyectos de esta envergadura siempre generan oposición, y más en territorios sensibles como el nuestro. Es cierto que tendrán un impacto, pero es imposible conservar virgen el territorio y tener desarrollo al mismo tiempo. Hay que usar la balanza. Si no, no tendríamos ciudades, ni habría un solo pueblo en la Isla. Todo lo que hay ha crecido sobre lo que un día fue suelo rústico.

- De todas maneras, pocos puntos de comparación parece haber entre entonces y ahora. ¿Cree que los tinerfeños aún quieren más desarrollo?

- Yo creo que la inmensa mayoría de la población está por el desarrollo sostenible, pero también es cierto que nos hemos acostumbrado a cierta calidad de vida. No queremos pasar cuatro o cinco horas en la autopista del Sur, ni renunciar a un microhondas o a encontrar una gasolinera cada pocos kilómetros. Todo eso lo ha elegido nuestra sociedad. Por otro lado, esas dos infraestructuras no aumentarán la capacidad portuaria ni aeroportuaria de la Isla.

- ¿Cómo se justifican entonces? Los requerimientos actuales piden puertos como el de Granadilla, con calados de más de 12 metros y con importantes superficies adosadas. El territorio que tenemos se ha analizado desde hace más de 30 años y un puerto así únicamente cabe allí. La ampliación de pistas del aeropuerto responde, entre otras cosas, a que el número de pernoctaciones por turista, está disminuyendo. Para tener el mismo nivel de ocupación necesitaremos que entren más personas a la Isla. Hay determinadas infraestructuras que hay que hacer, aunque procurando, y en eso seguiremos insistiendo, que se construyan dañando lo menos posible al territorio. ¿Qué van a dañar en algo? Sin ninguna duda, pero creo que la población entiende que sea así. Ocupación del territorio - El Cabildo defiende el tranvía como un modo de ocupar menos territorio, pero el PP no parece estar demasiado de acuerdo con que se instale. ¿Cree que su postura responde a una orden de Madrid, por aquello de que el Gobierno Central no está dispuesto a poner un euro en el proyecto, o están realmente convencidos de que el tranvía no será positivo?

- Desde Madrid en absoluto. En todo caso, desde Las Palmas. Hasta ahora, los seis consejeros populares que han pasado por el Cabildo estaban a favor. ¿Por qué ahora el PP está en contra? No lo sé, pero me gustaría saberlo. Quizá porque lo ordena su gran jefe, el alcalde de Las Palmas, al que llevamos prácticamente dos años de ventaja en la implantación del tranvía. Aducen motivos económicos, pero a Tenerife le está costando 17 mil millones al año no disponer de transporte guiado.

- ¿Tiene el Cabildo suficientes herramientas legales para proteger un territorio dividido en 31 municipios con capacidad para otorgar licencias y permisos que afectan al medio? - La protección del territorio, tengas o no tengas suficientes competencias, no es un elemento exclusivamente de las administraciones. Es de toda sociedad, de los vecinos, de los sindicatos, de los empresarios. O lo defendemos todos, o hay poco que hacer. Ninguna administración puede tener vigilados todos los barrancos de la Isla. Es imposible. Si lo consiguiéramos, habría que vigilar a los vigilantes, y después a los vigilantes de los vigilantes. La sociedad debe sentirse orgullosa de lo que tiene y no puede dejarlo en manos de una, de dos, o de tres administraciones. - La mayoría coincide en que aquella manifestación fue algo más que una protesta contra un tendido eléctrico. ¿Qué consecuencias políticas podría tener?

- Es muy difícil determinarlo, pero yo me imagino que las tendrá. Sin embargo, no me atrevería a señalar beneficiados. A lo mejor un partido que se espera ver favorecido sale luego perjudicado por los motivos que sea. Si el pueblo ve que algún partido ha intentado rentabilizarla, incluso engañando, la reacción puede ser la contraria. En la manifestación había líderes de todos los partidos. Aunque no era una manifestación politizada, si se quieren poner etiquetas hay que decir que allí había muchísima gente de Coalición Canaria. Oramas versus Pérez

- Ya que habla de partidos, en los últimos meses se comentó mucho que usted sería el candidato de CC a La Laguna, para frenar un supuesto avance electoral de Santiago Pérez...

- Yo no creo que Santiago Pérez esté avanzando en La Laguna. Al menos no es esa la impresión ni los datos que yo tengo. En segundo lugar, esas especulaciones pretendían quitarle valor a la gran labor que está realizando la alcaldesa. A mí no me cabía la menor duda de que Ana Oramas sería la candidata de CC para La Laguna, pero claro, a otros partidos les interesa plantar cierta cizaña.

- ¿Significa eso que usted repetirá como candidato al Cabildo? - Eso tendrá que decidirlo el partido cuando corresponda, pero si me lo proponen, estaré encantado. Continúo creyendo en lo que hago y, además, sigo queriendo hacerlo. Si me faltase alguna de esas dos condiciones, renunciaría al puesto, pero no he perdido la ilusión que tenía hace tres años y medio.

- Si gana las elecciones, ¿ha puesto límite a su estancia en el Cabildo? - Siempre he tenido clarísimo que, como mucho, repetiría una legislatura más. Hay que dejar paso a otras personas. - ¿Y después? ¿Se ha planteado Madrid o Bruselas como próximas metas, o no es político de parlamentos?

- No, finalizada mi etapa en el Cabildo habrá llegado el momento de retirarme de la política. Si tengo la salud necesaria, iniciaré otra etapa con la que sueño muchas veces: ayudando a los colectivos más necesitados en una ONG, de forma más directa.

RICARDO MELCHIOR NAVARRO PRESIDENTE DEL CABILDO INSULAR DE TENERIFE