Nacional
LO ÚLTIMO:
Rescatan a cinco marineros de un pesquero que se hundía a 300 millas de Lugo leer

El "jefe militar" de ETA se escapó de la comisaría de Bayona donde estaba detenido

"Susper" huyó la madrugada del domingo de su celda a través de un tragaluz sin barrotes cuando sus guardianes creían que dormía. El Ministerio del Interior francés suspendió ayer a cinco policías de la comisaría de Bayona, mientras se busca intensamente al terrorista vasco.

COLPISA, París
23/dic/02 21:07 PM
Edición impresa

Ibon Fernández Iradi, "Susper", responsable máximo del aparato militar de ETA e implicado en varios asesinatos, se fugó la noche del sábado al domingo de la comisaría de Bayona donde permanecía detenido y a la espera de pasar a disposición judicial.

"Susper", de complexión delgada, consiguió salir de su celda sobre las dos de la madrugada a través de un pequeño tragaluz sin barrotes que daba al patio. Después, se dirigió hacia la parte posterior del recinto y trepó por la verja metálica de dos metros y medio que flanquea la única salida trasera. Desde lo alto del muro saltó al exterior para aterrizar en la acera de la Avenida de la Legión Checa, situada a escasos 300 metros de la Catedral de Bayona, en el centro de la ciudad, y desapareció.

La noticia de su fuga cayó ayer como una jarro de agua fría en Madrid, en el Ministerio del Interior. Este terrorista de 30 años, jefe de los comandos operativos de ETA y ex integrante del comando "Buruntza" había sido detenido junto a Beltzane Obanos, su principal colaboradora, el pasado jueves en Tarbes. Su caída precipitó el arresto de otros siete activistas en varios municipios vascofranceses, en una operación que el ministro del Interior, Angel Acebes, tildó de "muy duro golpe" a la infraestructura etarra en Francia.

Nada más conocerse su fuga, la Gendarmería gala puso en marcha la operación "Buho" y el plan "Gavilán" para "peinar" todo el suroeste e intentar localizar al terrorista. El ministro del Interior francés, Nicolas Sarkozy trasmitió su "desolación, incredulidad y preocupación" por este suceso a su homólogo español. Ayer, el departamento de Interior francés anunció la suspensión provisional de cinco de los policías adscritos a la comisaría de Bayona.