Tenerife

Más de 900 isleños esperan por una plaza en un centro para mayores

El PP insular denuncia que no se cumple "ni de lejos" la ratio que prevé el Plan Sectorial de las Personas Mayores en Canarias y alerta de que sólo 5 de las 70 residencias inspeccionadas "cumplen las normas y la mayoría no cuentan con licencia de apertura".

EL DÍA, S/C de Tenerife
23/dic/02 12:11 PM
Edición impresa

Más de 900 mayores de la Isla se encuentran en lista de espera para poder acceder a una plaza en un centro sociosanitario, según ha denunciado el PP tinerfeño, para el que "no se cumple ni de lejos" la ratio de 3,5 plazas residenciales por cada 100 personas mayores, que deberían existir de acuerdo con el Plan Sectorial de las Personas Mayores en Canarias.

Frente a este hecho y ante la situación precaria e incluso ilegal de gran parte de esos centros, que también pone de relieve, esta formación política, el PP reclama un Plan Gerontológico "que dé una respuesta integral en materia de sanidad, servicios sociales, participación, ocio y cultura y que promueva la creación de un mayor número de centros polivalentes y que amplíe la concertación con los de carácter privado".

El vicesecretario general del PP insular, Benito Codina, precisa que en la Isla sólo existen 650 plazas públicas disponibles "y hasta el año 2008 no se alcanzará la cifra de 1.303", fecha en la que, en su opinión, "el problema se habrá quintuplicado".

Codina asegura que "en Tenerife, sólo 5 de las 70 residencias de mayores que conocemos que se han inspeccionado cumplen las normas y la mayoría de los centros de mayores no cuenta con licencia de apertura", e insiste en que la Consejería de Asuntos Sociales " ha descubierto 36 geriátricos clandestinos".

El dirigente popular estima que las infraestructuras de los centros no son las adecuadas, y que hay algunos en que es "imposible su rehabilitación, ya que están situados en zonas céntricas, con ruidos, sin espacio ni jardines, con barreras arquitectónicas, incumpliendo claramente la normativa vigente".

Codina señala también que la mayoría de las residencias están concebidas para personas mayores válidas, pese a que son muchas las que acogen a dependientes "sin contar con los recursos materiales y el personal necesario".