Vivir

Un estudio revela que las microalgas previenen daños en el sistema nervioso

El investigador del ITC y jefe del proyecto, Héctor Mendoza, dijo que se ha desarrollado un método basado en una tecnología reciente, la citometría de flujo laminar, capaz de medir célula por célula e identificar las cepas con contenidos más altos en ácidos grasos poli - insaturados.

EFE, S/C de Tenerife
30/dic/02 21:20 PM
Edición impresa

Investigadores canarios desarrollan una técnica vanguardista para identificar nuevas cepas de microalgas y estudiar su producción para el consumo humano, pues son la principal fuente natural de ácidos grasos poli - insaturados, cuya carencia influye en enfermedades de retina y sistema nervioso.

La investigación forma parte del proyecto "Prodem", que desarrolla desde el 2000 el Departamento de Biotecnología del Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), cuyos científicos perfeccionan una nueva técnica para identificar las cepas de microalgas en colaboración con la Universidad de Las Palmas.

El investigador del ITC y jefe del proyecto, Héctor Mendoza, dijo que se ha desarrollado un método basado en una tecnología reciente, la citometría de flujo laminar, capaz de medir célula por célula e identificar en pocas horas las cepas con contenidos más altos en ácidos grasos poli - insaturados.

Uno de estos ácidos grasos que estudian los investigadores canarios, el DHA, que pertenece al grupo de los omega - 3, es fundamental para el equilibrio nutricional humano y es la sustancia predominante en la composición de la materia gris del cerebro.

La carencia de este ácido graso está vinculada a patologías como la degeneración de la retina y del sistema nervioso.

Una de las mayores actividades vinculadas con la producción de este ácido graso por medio de las microalgas es su uso para enriquecer leche maternizada, puesto que esta sustancia tiene una función fundamental en el desarrollo neonatal del sistema nervioso.

El desequilibrio en la ingesta de ácidos grasos poli - insaturados influye además en la aparición de enfermedades cardiovasculares, artritis y otros problemas inflamatorios, además del cáncer.

En la dieta occidental ha disminuido el aporte de estos ácidos debido al aumento en el consumo de carne y grasas animales y la reducción en el de vegetales de hoja verde y pescado, aunque estos animales no producen estas sustancias, sino que las incorporan al comer plancton.

Especies de microalgas como la "Dunaliella salina" son utilizadas actualmente en países como Israel y Australia para producir betacaroteno, que es la pro - vitamina A.

Héctor Mendoza explicó que el principal problema para determinar el contenido en ácidos grasos de las microalgas es que la selección de cepas ricas en estos componentes son lentas y muy costosas.

Un ejemplo de esta dificultad es que aunque se conocen más de 40.000 especies de microalgas, sólo se han explorado los usos potencias de apenas una decina parte y no más de diez son explotadas comercialmente a gran escala.

La técnica que perfeccionan los investigadores del ITC se basa en la citometría, que se había aplicado fundamentalmente para usos médicos con el fin de identificar células cancerígenas y posteriormente en Estados Unidos para la selección de microalgas destinadas a la producción de bio - diesel.

Actividad económica

Sin embargo, es reciente su utilización para identificar cepas de microalgas para el consumo humano y para seleccionar células mutantes o manipuladas que tengan altos contenidos en ácidos grasos poli - insaturados.

El objetivo de los investigadores canarios es el de "dar el salto" a los estudios de productividad y evaluar si la producción de microalgas en las Islas puede ser una actividad viable económica y tecnológicamente, por lo que se ha pedido financiación para ampliar los proyectos de investigación en este ámbito, apuntó Mendoza.

Según el investigador del Departamento de Biotecnología del ITC, en Canarias se dan las condiciones adecuadas para producir algas por su clima y calidad de agua y luz, y señaló que esta actividad no competiría con otras prácticas agrarias, pues no necesita riego ni suelo cultivable.

Destacó que las dos empresas más importantes del mundo en la producción de microalgas están en Hawaii, que son islas muy parecidas a Canarias, por lo que el archipiélago podría aprovechar sus potencialidades en este ámbito y el hecho de que uno de los mercados con mayor demanda de este tipo de productos es el europeo.